Los países de la zona euro bajo rescate financiero

Ya son cinco los países que reciben ayuda financiera en medio de la profunda crisis del continente.

Chipre se convirtió este sábado en el quinto país de la Eurozona bajo asistencia financiera, después de los rescates concedidos a Grecia, Irlanda y Portugal, y el paquete de ayuda al sector financiero de España.

El monto destinado a evitar la quiebra de Atenas asciende a más de 380.000 millones de euros.

Esta cantidad se articula en dos planes de rescate. El primero, acordado en mayo de 2010, consistió en préstamos bilaterales de los países de la Eurozona por un total de 110.000 millones de euros. El segundo, finalizado en febrero de 2012, sumó 165.000 millones de euros.

A esto se añade una quita del 50% del valor de la deuda griega en manos privadas, que supuso la eliminación de 107.000 millones de euros de deuda pública.

A cambio de los dos planes de rescate, la troika de acreedores (UE, Banco Central Europeo y Fondo Monetario Internacional) impuso a Grecia numerosas medidas de ajuste, consistentes en recortes drásticos del gasto público, privatizaciones y reformas (pensiones, mercado laboral, aumento de la presión fiscal, etc).

En 2012, el país sumó el quinto año consecutivo de recesión, y la tasa de desempleo supera el 26%.

Dublín acordó un plan de rescate con la UE y el FMI en noviembre de 2010. Ese año, el déficit público alcanzó el 32% del PIB, porque el gobierno decidió asumir las deudas privadas de los bancos, devastados por el estallido de una burbuja inmobiliaria.

La asistencia financiera ascendió a 85.000 millones de euros, a cambio de un severo plan de ajuste Por primera vez desde el rescate, el Tesoro irlandés logró el miércoles colocar una emisión de bonos a diez años, en la que captó 5.000 millones de euros. Dicho éxito se considera un paso clave hacia la salida del plan de asistencia. La demanda fue robusta (unos 13.000 millones de euros), y la tasa de interés de 4,15%.

Los ministros de Finanzas de la Eurozona decidieron este sábado prolongar los plazos de vencimiento de parte de la ayuda concedida. PORTUGALLisboa acordó con la UE y el FMI en mayo de 2011 un plan de 78.000 millones de euros, también a cambio de un plan de ajuste fiscal y privatizaciones.El país sufrió el pasado año la mayor recesión desde 1975, con una caída de su PIB de 3,2%.

Los acreedores acaban de conceder a Portugal un año suplementario, hasta 2015, para reducir su deuda pública por debajo del 3% del PIB. Al igual que con Irlanda, el Eurogrupo decidió prolongar este sábado los plazos de vencimiento de parte de la ayuda entregada.

La zona euro acordó en junio de 2012 con Madrid una línea de crédito de hasta 100.000 millones de euros para rescatar su sector bancario, muy dañado por el estallido de la burbuja inmobiliaria.

La ayuda se limitó finalmente a 41.400 millones de euros.España logró escapar a un plan de ayuda global para su economía, pero bajo presión de la UE ha tenido que implementar numerosas medidas de ajuste (recorte de gasto público, reducción de sueldos de funcionarios, subida del IVA, reforma laboral y de las pensiones, etc).

Según las últimas previsiones de la Comisión Europea, el déficit español será de 6,7% en 2013 y de 7,2% en 2014, a pesar de que el objetivo es 4,5% para este año y 2,8% el próximo. La Comisión no descarta revisar esos objetivos.

Actualmente, la economía española se encuentra en recesión y el desempleo afecta al 26% de la población activa.

Chipre, la Eurozona y el FMI acordaron este sábado un plan de hasta 10.000 millones de euros, que a diferencia de los otros no incluye recortes de sueldos públicos ni de pensiones.

Eso sí, incluye una tasa excepcional sobre los depósitos de residentes y no residentes (9,9% sobre el umbral de 100.000 euros y 6,75% por debajo de ese umbral). Esta medida aportará 5.800 millones de euros al plan.

Asimismo habrá una retención de entre 20 y 25% sobre los intereses de los depósitos.El impuesto de sociedades será elevado del 10% actual a 12,5%, y habrá un plan de privatizaciones.