'Los resultados financieros no serán tan buenos'

Roberto Junguito, presidente de Fasecolda, prevé que si regresa con intensidad la temporada de lluvias, las cifras del negocio asegurador no resultarán tan positivas al finalizar 2011.

Los cuantiosos daños que dejó la temporada de lluvias en Colombia entre 2010 y 2011 pusieron en aprietos a las aseguradoras del país. Las inundaciones no dieron tregua y el sector tuvo que buscar una respuesta para atender a sus beneficiarios, quienes calcularon los en unos $600.000 millones.

Roberto Junguito Bonnet, presidente de la Federación de Aseguradores Colombianos (Fasecolda), le contó a El Espectador que, si se cumple el pronóstico del retorno de las lluvias en el territorio nacional, los resultados financieros de las aseguradoras podrían no ser tan buenos al cierre de este año. Sin embargo, le apostó al incremento de la expedición de primas que, entre enero y julio de 2011, ha registrado un aumento de 16%, frente al mismo período del año pasado.

¿Cuál es el panorama actual del sector asegurador en Colombia?

Este año se vislumbra muy positivo para las aseguradoras, sobre todo por el lado del crecimiento de las primas. Tenemos uno cercano al 16% anual.

Cuando uno piensa en 16% anual y en una inflación cercana al 3%, uno dice: bueno, es el 13% de aumento en las primas reales. Eso es más que el crecimiento de la economía. Estamos creciendo al doble de la economía nacional.

En términos de accidentes o siniestros, una de las cosas que uno nota es un incremento de la siniestralidad debido a las inundaciones del año pasado. Ese ha sido un sector que le ha dado duro, pero que al mismo tiempo ha protegido a los colombianos. Hablábamos de que el sector asegurador ha pagado más de $600.000 millones —que van a ser el 5% o 10% de aseguramiento—, para compensar a las personas que estaban aseguradas.

Si hubiéramos tenido un país mejor cubierto, en vez de que el Gobierno haya tenido que salir a subsidiar, habría sido el sector asegurador y reasegurador el que hubiera cubierto los siniestros.

¿Cómo rematarán el año las aseguradoras ante una alerta de regreso de las lluvias?}

El crecimiento de las primas de seguro está siendo acelerado y grande. En términos de resultados financieros puede que no sean tan buenos, dependiendo de si se dan estos siniestros. El retorno de la industria aseguradora es aceptable y estamos hechos para que haya siniestros.

Con esta coyuntura, ¿cuáles son los retos del sector?

Tenemos retos. Hay un proyecto de ley sobre seguro de desempleo. ¿Cuál va a ser el rol del sector asegurador? Está por determinar. También tenemos una ley de riesgos profesionales. Lo importante es que estos funcionen.

Tenemos 7,5 millones de trabajadores formales protegidos con riesgos profesionales. Hay una ley que ayuda a fortalecer. En general, si vamos así, podemos entrar al campo de los microseguros para los pobres.

¿Hacia dónde va el gremio en materia de microseguros?

Somos de los países que más han avanzado en Latinoamérica en ese sentido. Uno se da cuenta de que los pobres son los más vulnerables ante siniestros. Si hay deslizamientos, sus casas son las que están mal localizadas.

Si es seguros de vida, son más precarios. El reto que tenemos en microseguros es cómo diseñamos aseguramiento fácil de entender, sencillez en las pólizas y que cubran las necesidades básicas de los más pobres. Además, que sean costeables. En eso estamos trabajando y hay compañías extranjeras y colombianas metidas.

¿Cómo se ha acogido la propuesta para asegurar el campo?

Desafortunadamente sólo una de las aseguradoras ha estado involucrada de manera activa con el aseguramiento agrícola en Colombia. Habrá interés de las empresas siempre y cuando este sea un compromiso del Gobierno, de largo plazo. Hay que buscar el mejor esquema: varias compañías compitiendo, o un pool de firmas para montar seguros para zonas grandes del país y con destino a cierto tipo de cultivos.

¿Cuál es el talón de Aquiles de la industria aseguradora?

Creemos que un talón de Aquiles muy importante en el ramo de la seguridad social es la reforma pensional y qué se tiene que hacer para que funcione la renta vitalicia (mensualidad que recibe un pensionado a través de toda la vida). A medida que las personas se pensionan pueden tener retiros programados con las AFP, las administradoras de fondos de pensiones, o la renta vitalicia con las compañías de seguros.

El reto es qué cambios hay que hacer en la regulación para que se puedan expedir y hacerlas más atractivas. Tenemos problemas complicados como el hecho de que es difícil pronosticar cuáles son los aumentos del salario mínimo.

Temas relacionados