Los retos de exportar café

El presidente de Asoexport, Carlos Ignacio Rojas, advierte que si la producción nacional no se recupera, los exportadores del grano no van a tener cómo responder ante la demanda del mercado internacional.

De la producción total nacional  (8 millones de sacos) se exporta cerca del 95%.  / El Espectador
De la producción total nacional (8 millones de sacos) se exporta cerca del 95%. / El Espectador

En momentos donde la producción cafetera nacional busca levantar cabeza y la volatilidad de los mercados internacionales manda la parada, los exportadores del grano están preocupados por el futuro del negocio y, por supuesto, por la sostenibilidad de la demanda.

Carlos Ignacio Rojas, presidente de la Asociación Nacional de Exportadores de Café de Colombia (Asoexport), dijo a El Espectador que “en el mercado externo las cosas para el café están complicadas” y que los compradores del grano nacional preguntan con insistencia sobre la disponibilidad del producto. “Sufrimos como los productores e intermediarios, nos preocupa el tema de la cadena”.

Y es que el panorama para los exportadores no es el mismo de hace ocho años, ya que el país contaba con una producción promedio de 12 millones de sacos. Ahora, luego de una caída en la cosecha y de numerosos esfuerzos volcados a la renovación cafetera, las esperanzas están puestas en que este año termine con un registro de 8 millones de sacos. “Si esto no es rentable para los productores, no vamos a tener con qué responder en los mercados internacionales”, dijo el presidente de Asoexport.

En relación con esta coyuntura, un informe de la Organización Internacional del Café (OIC) asegura que aunque la producción cafetera colombiana se está recuperando por quinto mes consecutivo, “retornar a los niveles de producción de comienzos de este milenio tomará tiempo. Es temprano para dar estimaciones para la producción para todo 2012 y 2013”.

Otro punto que ocupa la agenda de la preocupación cafetera es la volatilidad de los precios ligada a la revaluación del peso. Aunque Rojas sostiene que los precios están por encima del promedio de la última década (US$1,65 por libra en el mercado), señala que el mayor dolor de cabeza no deja de ser la apreciación de la moneda.

Frente a este factor, el experto Daniel Niño opinó que al cierre de este año las probabilidades de que la revaluación siga aumentando son bajas (muestra de ello es que el dólar se ha recuperado durante las últimas semanas). “La presión de apreciación continuaría el próximo año. Luego de tener precios en el café por encima de US$2 la libra, se ve el retroceso en los precios”.

Temas relacionados