Lujo a la medida del mercado

La marca de relojes suizos busca posicionarse apelando a la elegancia, con precios entre los US$699 y US$1.500.

Pascal Savoy, CEO y fundador de la marca que lleva su nombre. / Cortesía

Para nadie es un secreto que el mercado colombiano de lujo se está fortaleciendo con el auge económico y la llegada de todo tipo de marcas. En los últimos cinco años los consumidores han asistido al aterrizaje de Chopard, Bomberg, Porsche, Ermenegildo Zegna e incluso hoteles de alta gama, como JW Marriot, todas ellas buscando llevarse una buena parte de un mercado que en 2012 generó pagos por más de US$1.300 millones y, según Fenalco, ha crecido a una tasa consolidada de 30% desde 2007.

A esta escena está a punto de entrar un ejecutivo ginebrino con una propuesta que podría convertirlo en un actor protagónico. “Las múltiples compañías han elevado constantemente los precios de los productos, lo cual dificulta su compra por parte de los clientes”, comenta Pascal Savoy, CEO de la marca de relojes que lleva su nombre, la misma que esta semana presentará sus credenciales en el país.

Ocurrirá el miércoles en Watch Bo 2013, la primera feria de relojes que se organiza en Corferias, en Bogotá. La marca expondrá allí su colección Icon, compuesta por piezas masculinas y femeninas de 41 y 35 milímetros, en las cuales sobresale su sello personal: el mecanismo SwissMade, un complemento metálico adherido a las correas que se incrusta como un eslabón manteniendo la forma natural de la muñeca. Su política de precios se ubica entre los US$699 y US$1.500.

“Es el rango de precios que más está llamando la atención”, explica Savoy, quien notó que el mercado colombiano era un paso lógico a seguir en su expansión internacional cuando las compras de clientes colombianos comenzaron a acumularse en sus tiendas de Miami y Panamá.

Él, un antiguo alto ejecutivo de la marca de relojes Hublot que en 2004, instalado en Florida, se decidió a crear sus piezas para sorprender a la industria, se ha hecho un nombre en los mercados emergentes. En los últimos cuatro años, cuando su marca apareció en los radares del mercado, se ha favorecido del empuje económico que viven regiones como Oriente Medio, Asia y América Latina, las cuales ha atendido a través de boutiques exclusivas donde también ofrece esferos y mancornas que complementan su catálogo.

Mientras los clientes colombianos conocen de primera mano las diferentes piezas que componen su colección, Savoy definirá los últimos detalles para la llegada de su operación al país: “Mi sensación es que debemos comenzar a través de distribuidores que ya cuentan con una presencia sólida”.

En sus planes aún no se descarta la apertura de tiendas propias, pero son constantes sus referencias a la “escogencia de un socio ideal” y al “crecimiento en el mediano plazo de la mano de alguien con profundo conocimiento del mercado”. También lo son los proyectos pensados más allá de un lustro, en los que busca diferenciarse como una marca que, más allá de vender relojes elegantes, quiere posicionarse con la oferta de un estilo de vida.

“El look, la calidad y el precio serán los elementos de nuestra diferenciación en el mercado colombiano”, sostiene Savoy, el hombre que confía que sus productos soportarán la propuesta de los relojes inteligentes, los de pantalla táctil que ofrecen acceso al correo electrónico y obedecen comandos de voz: “Nuestros relojes siguen sobresaliendo porque lucen bien, son elegantes y combinan con cada atuendo”.

 

 

[email protected]

Temas relacionados
últimas noticias

La distorsión del microcrédito