Luz verde al reemplazo del emblemático puente Pumarejo

Invías deberá buscar los recursos para poder abrir la licitación en el segundo semestre del año. El nuevo diseño tiene una estructura atirantada compuesta por seis carriles, tres en cada sentido que irán en viaducto separado.

La construcción del viaducto que reemplazará al viejo puente Pumarejo, en Barranquilla, por donde se ha movido el país en los últimos 42 años, ya tiene listo su diseño de fase III, lo que significa vía libre para su construcción, pero ahora hay que buscar los $560 mil millones que vale la obra.

Así lo señaló el director del Invías, Leonidas Narváez, al dar a conocer el diseño de la firma Ecopuentes a la comunidad.

La alternativa seleccionada modificó los diseños contratados por el Invías en marzo de 2012 por $10.552 millones, que señalaba que el nuevo viaducto debería ir por encima del actual puente Pumarejo, propuesta que fue rechazada por la Asociación de Arquitectos del Atlántico, por considerarla poco funcional.

Fue el consorcio colombo-español Ecopuertos el que había analizado en primera instancia la iniciativa de construir un puente sobre los pilotes del Pumarejo sin demoler su vieja estructura, pero las críticas obligaron a la entidad a buscar una nueva alternativa.

El viaducto tendrá aproximadamente 2 kilómetros de longitud, un ancho de 32 metros y 45 metros de alto.

El nuevo diseño tiene una estructura atirantada compuesta por seis carriles, tres en cada sentido que irán en viaducto separado, y estará aguas arribas del actual puente.

Contará con dos andenes peatonales de 2 metros cada uno, dos carriles de ciclorruta de 1,50 metros cada uno, un gálibo (altura) de 45 metros que permitirá la circulación de embarcaciones tipo Handy Size, que representan más del 70% del transporte marítimo en el mundo.

Además, el separador central alcanzará una anchura de 38,10 metros, completamente acoplado con las características viales óptimas del proyecto de intercambiador vial del corredor portuario de Barranquilla, explicó Narváez.

Este diseño tiene ventajas constructivas como: mayor rapidez en su ejecución, libertad en la selección del sistema estructural, un puente con sistema estructural continuo que es más económico, conserva la misma sección, lo que permite continuidad visual, minimiza los riesgos para los usuarios y no interrumpe la única vía existente entre Ciénaga y Barranquilla, señaló.

Expertos le pidieron al Gobierno Nacional que la obra incluya un espacio para el desarrollo de una línea férrea, la cual se podrá construir más adelante.

Esta alternativa podría ser considerada si se piensa en la recuperación de la red ferroviaria del país.

El actual puente será demolido una vez entre en operación el nuevo proyecto, señaló el director del Invías.

Hace 42 años

El puente Pumarejo fue construido entre 1966 y 1970 por el consorcio colombo-italiano Cuéllar-Serrano Lodigiani S.A. por un valor de $143’200.000.

El puente, actualmente en servicio, tiene una longitud de 1.489 metros, de los cuales 319 están en jurisdicción de Barranquilla, 282 metros son atirantados sobre el río Magdalena y los 887 en el sector de Palermo.

En su construcción se utilizaron las técnicas más avanzadas de la época. Se prefabricaron las losas de las calzadas; se hincaron 332 pilotes a profundidades de 20 a 30 metros y se construyeron vigas de hasta 120 toneladas de peso por el sistema de cables pretensados.

En la construcción del puente trabajaron más de 500 personas en 3,5 millones de horas de labores.

Temas relacionados

 

últimas noticias