Marcas de Super Bowl siguen guión digital

Desde los Super Bowls realizados durante el primer boom de las empresas punto com, los publicistas han competido por hacer del campeonato estelar del fútbol americano un campo de prueba para las maniobras digitales más avanzadas.

La publicidad televisiva cuesta US$4,5 millones por cada 30 segundos. / EFE

Este domingo, mientras más de 100 millones de estadounidenses sintonizan el partido de los Seattle Seahawks contra los New England Patriots, la publicidad televisiva que cuesta US$4,5 millones por cada 30 segundos será de nuevo sólo parte de una estrategia de marketing multimedia diseñada para atraer mucha más atención en línea y hacerlo durante más tiempo.

No obstante, el espectáculo de alto presupuesto que este año presentan las marcas parece menos experimental y más conocido: mientras madura la publicidad digital, los trucos en el Super Bowl comienzan a parecer un guión que ha demostrado su efectividad y en el que las marcas ya confían.

Los creativos del marketing están desplegando una tormenta de campañas de promoción que se mantendrán durante las semanas previas y posteriores a la emisión de la NBC.

El terreno de juego ha generado ganancias para los que rompen el molde, como sucedió con el muy celebrado tuit de galletas Oreo durante un apagón en el Super Bowl de 2013, y ha producido riesgos para quienes no despiertan interés u ofenden a los consumidores.

Sin embargo, ahora que la base de usuarios de Facebook es casi más alta que la población de China, que el alcance de Google mediante su servicio de You Tube llega a 1.000 millones de espectadores al mes y que Twitter tiene 284 millones de usuarios mensuales activos, el mercado de la publicidad digital ha aumentado a un punto en que se vuelve imprescindible.

 

últimas noticias