Mariano Rajoy se reúne con el presidente francés

Francia y España reafirmarán su convergencia sobre la supervisión bancaria, con interrogantes sobre rescate español como telón de fondo.

Mariano Rajoy junto a François Hollande/ AFP
Mariano Rajoy junto a François Hollande/ AFP

El presidente francés, François Hollande, y el jefe de gobierno español, Mariano Rajoy, se reúnen este miércoles en el palacio del Elíseo en momentos en que España es el eje de las interrogantes sobre la necesidad de un plan de rescate para ese endeudado país de la Eurozona.

Esta cumbre bilateral, organizada una semana antes del Consejo Europeo, previsto para el 18 y el 19 de octubre, fue decidida el 30 de agosto pasado durante un encuentro entre el mandatario socialista francés y el presidente conservador del gobierno español, en plena tormenta de la zona euro.

Hollande recibe a Rajoy reforzado por la aprobación en la víspera del tratado fiscal europeo en la Asamblea Nacional francesa (Cámara Baja) por amplia mayoría, pese a la hostilidad al texto de una parte de la izquierda.
El presidente francés considera esa aprobación, que Berlín aplaudió, como un éxito que "dará a Francia una capacidad suplementaria para hacer oír su voz" en el escenario europeo. Los dos dirigentes se reunieron en el palacio presidencial francés hacia el mediodía.

Paralelamente tenían lugar reuniones de miembros de los dos gobiernos en los ministerios, indicó la presidencia francesa. Un almuerzo de trabajo reunirá luego a los presidentes y a los miembros del gobierno en el palacio del Elíseo, y Rajoy y Hollande darán una conferencia de prensa conjunta.

Francia y España reafirmarán sus "fuerte convergencia de puntos de vista", en particular sobre el proyecto de unión y de supervisión bancaria, indicó la presidencia francesa. La cumbre tiene lugar después del lanzamiento el lunes por parte de los ministros de Finanzas del Eurogrupo de su principal instrumento anticrisis, el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), que podrá recapitalizar directamente a los bancos de la zona euro sin agravar la deuda de los estados.

Este mecanismo interesa mucho a España, reticente a pedir una ayuda global por las medidas de austeridad que podrían pedirle en contrapartida. Pero el calendario y las condiciones de aplicación del MEDE dejan abierta la posibilidad de un plan de rescate para sacar de su endeudamiento a la cuarta economía de la Eurozona. El debate sigue dividiendo a los europeos.

Francia considera que corresponde a los españoles "decidir soberanamente lo que tienen que hacer", pero si piden ayuda, "nosotros debemos darles nuestro apoyo", reiteró Hollande el 5 de octubre. Alemania, más categórica, estima que "España no necesita ayuda", como lo recalcó el lunes su ministro de Finanzas, Wolfgang Schäuble.

Se espera que Rajoy y Hollande manifiesten el miércoles también su acuerdo respecto a la Política Agrícola Común (PAC) que "no debe ser una variable de ajuste" de las políticas presupuestarias europeas, así como su apoyo al impuesto sobre las transacciones financieras.

En el plano bilateral, los ministros del Interior de los dos países, Manuel Valls y Jorge Fernández Díaz, firmarán un acuerdo sobre un "plan trienal en el campo de la lucha contra el tráfico de estupefacientes". Serán abordados también los temas de las "interconexiones energéticas y de gas" entre Francia y España y "la puesta en servicio de nuevos enlaces ferroviarios y marítimos", indicó el Elíseo.

Siria, el Sahel y la cooperación mediterránea figuran también en la agenda. Del lado francés, seis ministros recibirán a sus homólogos españoles: Laurent Fabius (Relaciones Exteriores), Bernard Cazeneuve (Asuntos Europeos), Manuel Valls (Interior), Stéphane Le Foll (Agricultura), Delphine Batho (Ecología y Energía) y Frédéric Cuvillier (Transportes).