Mauricio de la Mora empezó con pie izquierdo

Al robo de los estudios sobre el subsuelo de dos de los diez hallazgos más importantes en A. Latina en 2014, se sumó una denuncia hecha por el Minminas sobre la presentación de garantías falsas por parte de tres compañías para ganar bloques petroleros.

Mauricio de la Mora, presidente de la Agencia Nacional de Hidrocarburos. / Ministerio de Minas y Energía

Poco más de dos meses cumple Mauricio de la Mora en la presidencia de la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH) y debe hacer frente a un escándalo en la entidad por el robo de dos discos duros con información sísmica perteneciente a Repsol y Canacol Energy, a lo cual se suma el hallazgo de diez garantías falsas que respaldaban la inversión de tres compañías en bloques petroleros.

Aunque ambos casos fueron puestos a disposición de la Fiscalía General de la Nación, y conocedores aseguraron que el Ministerio de Minas y Energía actuó con la celeridad que algo de esta magnitud amerita, el impacto que va a tener en la confianza del sector petrolero está por verse.

La información que desapareció de la ANH, valorada en US$17 millones, corresponde nada más y nada menos que a los estudios de suelos de las dos zonas más promisorias y con mayor prospectividad de Colombia: Guajira Off Shore 1 y Llanos 23.

Guajira Off Shore 1 “es el bloque donde están Petrobras, Ecopetrol y Repsol. Es el área con mayor prospectividad en el país. En el pozo Orca 1 estamos hablando de 264 millones barriles de petróleo equivalentes de gas. Fue el primer descubrimiento por su tamaño entre los diez de América Latina en 2014. Mientras que Llanos 23 fue el octavo entre los diez primeros de la región”, manifestó un experto que pidió no ser citado.

El ministro de Minas y Energía, Tomás González, advirtió que la información que desapareció difícilmente podría ser utilizada por un particular, pues “está hecha fundamentalmente para la compañía que opera ese bloque. Esto quiere decir que es muy difícil que alguien más se beneficie de ella porque son empresas que tienen contrato de muchos años. Tiene un valor cuestionable en la calle”.

Sin embargo, El Espectador consultó a Nelson Hernández, ingeniero de petróleos y uno de los consultores de PDVSA en Venezuela, con 35 años de experiencia, quien aseguró que “los estudios se hacen en áreas extensas de territorio, y aunque la empresa tenga el área específica en la que se aplican, también pueden ser utilizados por otras empresas que quieran trabajar alrededor de la zona donde se llevaron a cabo”.

González anotó que la información no ha desaparecido, sino que se trata de una de las copias, razón por la cual se les pidió a Canacol Energy y a Repsol, compañías que aseguraron que no se pronunciarán por el momento, que la restituyeran para incorporarla al sistema de la ANH.

Aunque aún es necesario esperar que las investigaciones definan qué fue lo que sucedió, se ha llegado a hablar de una “tercerización” de la información, aun cuando existía un compromiso de confidencialidad, que ya fue roto.

Según el presidente de la ANH, Mauricio de la Mora, ya se estableció contacto con las compañías afectadas para trabajar mancomunadamente en restituir la información.

El otro “gallo” de la ANH

Una semana antes de denunciar ante la Fiscalía la pérdida de los discos duros, el ministro González también estuvo en esa entidad para radicar la denuncia de un supuesto fraude en diez garantías presentadas como requisito para ganar la adjudicación de bloques petroleros. No se sabe a cuáles firmas corresponden.

“El 22 de mayo fuimos a la Fiscalía a radicar las denuncias porque la ANH fue víctima de estos procesos. Posteriormente hicimos una revisión completa de las garantías. De 474, sólo diez probaron tener problemas y están asociadas con tres compañías pequeñas”, dijo el funcionario. Los compromisos de inversión ascienden a US$48 millones.

Aunque uno de los medios nacionales aseguró que este proceso comprometería a Alange Energy, el representante legal de la petrolera, Dominique Da Costa, manifestó que “la empresa no tiene duda de la legitimidad e idoneidad de sus garantías. Aunque no hemos recibido ningún requerimiento por parte de las autoridades, tenemos toda la documentación a disposición de las autoridades para esclarecer cualquier malentendido o inquietud”.

Sobre este particular, el presidente de la Asociación Colombiana de Petróleo (ACP), Francisco Lloreda, dijo que “es de suma gravedad y lo rechazamos. Le solicito al ministro revelar el nombre de las empresas para que haya claridad sobre quién estaría comprometido en esos hechos delictivos”. El jefe de la cartera de Minas y Energía argumentó que se mantiene la reserva para no afectar las investigaciones.

Otra de las versiones en torno a este caso es que las empresas habrían sido “asaltadas en su buena fe” por parte de empleados de los bancos donde adquirieron las pólizas; sin embargo, son versiones preliminares que se manejan en el gremio. En todo caso, de llegar a comprobarse que en efecto fueron falsificadas, el Gobierno declararía la caducidad de estos contratos.

Como si fuera poco, se adelantan investigaciones en la Contraloría por supuestos sobrecostos en la perforación de pozos estratigráficos por parte de THX Energy y se adelanta una auditoría para establecer la calidad de la información que recibió la agencia en el proceso de digitalización de muestras de los estudios de suelos.

No bastó con haber asumido la entidad en medio de una crisis petrolera. Mauricio de la Mora empezó su gestión con el pie izquierdo.

 

últimas noticias