Mazda cerraría su planta en Bogotá

El presidente de la CCA, Fabio Sánchez, busca opciones para que la ensambladora encuentre un socio que le permita usar la capacidad instalada.

Bloomberg News

El cierre de las exportaciones a Venezuela y Ecuador durante el gobierno de Álvaro Uribe dejó sin gasolina a la Compañía Colombiana Automotriz (CCA), que ensambla la marca japonesa Mazda y que desde Bogotá mandaba los carros terminados hasta los dos mercados vecinos.

Entonces sus producción fue bajando poco a poco, el consumo de vehículos importados lo llevó a perder participación y el resultado de esta serie de ‘impases’ hizo que hoy se esté pensando en que la planta ya no usa ni el 30% de su capacidad instalada y por eso debería cerrar.

Su presidente, Fabio Sánchez, se está jugando sus últimas cartas. Y una de ellas, quizás la final, es un próximo viaje a Japón, donde intentará negociar con los nipones la posibilidad de que una segunda marca, posiblemente asiática, use las instalaciones de la fábrica en Colombia para producir sus propios vehículos y venderlos tanto al mercado local como al regional.

Por lo pronto se sabe, de acuerdo con Sánchez, que la parada técnica se hará en mayo próximo. Y de hacerse un cierre total de las instalaciones, se perderían más de 500 empleos, entre los operarios que allí laboran y los ejecutivos que la lideran.

Si eso sucediera, Mazda tomaría la decisión paralela de importar sus vehículos de México, pues sería, incluso, más rentable para la multinacional y posiblemente para los consumidores, que comprarían carros más baratos.

Gobierno se pronuncia

Ante las dificultades que han denunciado algunas ensambladoras con la pérdida de mercado, el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, recordó que el Gobierno del presidente Santos ha tomado decisiones para ayudar a la reactivación de las empresas locales. Indicó que "ya no es obligatorio que una ensambladora tenga que incorporar en un vehículo un 35 por ciento de partes nacionales. Simplemente pueden adquirir las partes donde lo consideren más atractivo y económico".

El ministro de Hacienda explicó que si el empresario "las trae del exterior, y no se producen en Colombia, no paga arancel. Si las tare del exterior y se producen en Colombia tiene que pagar un arancel sobre esas autopartes, pero nos deshicimos del viejo modelo del Pacto Andino que era una camisa de fuerza que le estaba restando competitividad al sector automotor en Colombia".  

 

Temas relacionados