Medellín les sigue apostando a los outlets

El nuevo proyecto, ubicado en la zona del aeropuerto Olaya Herrera y con una influencia directa sobre 400 mil personas de estratos 3 al 6, tendrá 12.000 metros cuadrados de comercio.

D’moda Prime Outlet cuenta con la aprobación del nuevo POT de Medellín, que busca renovar ciertas zonas de la ciudad. /Cortesía

En una tradicional zona de la capital antioqueña donde el comercio ha sido protagonista por años, un grupo integrado por Arquitectura y Concreto, Inquietudes Inmobiliarias, Comercialise y Estudio de Moda levantará el primer centro comercial dedicado exclusivamente al formato outlet, donde estarán presentes marcas de alto nivel internacionales acompañadas de algunas de las más afamadas nacionales.

“Vamos a hacer el primer outlet prémium de Medellín. ¿Y eso qué es? El primer centro comercial en un sector creciente, con los mismos parqueaderos que se exige para formatos de primer nivel, que es uno por cada 30 metros comerciales. Tendremos cines, zona de comidas y entretenimiento, con un parque infantil y probablemente una bolera. Es una construcción vertical sobre un terreno de 10.000 metros cuadrados en tres plantas, dos de comercio y una de gastronomía. Además de las oficinas”, cuenta Juan José Aramburo, gerente del proyecto.

La construcción, que fue lanzada oficialmente hace menos de un mes, ya cuenta con el punto de equilibrio de la comercialización (65%), arrancará la construcción en el segundo semestre de este año y en 2017 estará listo, anuncian sus estructuradores. No es muy grande, pero para outlet sí lo es, recalcan, además de que el cine será más barato porque lo operará Royal Films, los mismos de los outlets Único, que manejan tarifas reducidas, agregan.

En materia financiera funcionan bajo el modelo de propiedad única, en el cual no se vende local por local, sino que tienen grandes inversionistas que apalancan los recursos. Actualmente hay tres grupos negociando el acuerdo: uno chileno con fondo de capital y unidad inmobiliaria, con uno más que es inversionista y operador profesional de centros comerciales; un banco colombiano, y un fondo de Bogotá que maneja capital de pensiones y recursos internacionales, apunta Aramburo.

Todos los recursos están en una fiducia y la estructura queda así: una porción a nombre del fondo, una en los desarrolladores y una más en los comerciantes, que no comprarán locales sino un 1% de todo el conglomerado comercial, de tal forma que tienen acceso a los espacios y además ganan con la valorización de toda la propiedad, con inversiones mínimas de $1.000 millones para estos últimos.

David Gómez, director general de Comercialise, la firma encargada de la comercialización, explica que el proyecto está a 200 metros de la terminal de transportes del sur de Medellín, entre dos vías principales (carrera 65 Avenida Guayabal y autopista) y con cercanía al metro. Alrededor viven 400.000 personas y trabajan unas 20.000, todas potenciales consumidoras. “Ya están confirmadas marcas como Diésel, Agua Bendita, Touché, Nike, Puma y nacionales, muy nacionales, como Pat Primo y Spring Step”. El complejo está valorado en unos $100.000 millones, la primera etapa se construirá sobre 8.000 metros cuadrados y la segunda sobre los 2.000 restantes, con una valoración de $25.000 millones. Aunque para la segunda etapa no se ha abierto la comercialización, se está estudiando la idea de llevar un supermercado como almacén ancla, una tienda especializada de hogar y una doble zona de entretenimiento.

Temas relacionados