Medidas tras el levantamiento del paro arrocero

Este jueves, el Gobierno y Dignidad Arrocera acordaron mantener los precios del cereal y garantizar la compra del mismo por parte de los molinos.

/Cortesía

Desde antes del 31 de marzo de este año, entre la Dignidad Arrocera y también entre los productores de arroz agremiados en Fedearroz, no cesaba el malestar con el Gobierno. Del lado gremial, la molestia radicaba en que el Ministerio de Agricultura no estaba asumiendo en serio las políticas para el desarrollo del sector y desde el ángulo de las dignidades agropecuarias se exigía cumplir los compromisos acordados tras los paros de 2013, como fijación de precios favorables, bajar los precios de los fertilizantes y discutir a fondo del tema del contrabando del cereal.

Días antes de que terminara la franja de precios, el ministro de Agricultura y Desarrollo Rural, Rubén Darío Lizarralde, anunció la puesta en marcha de un precio mínimo para el arroz por regiones entre abril de 2014 y marzo de 2015. El objetivo de esa medida para sustituir la franja fue evitar grandes fluctuaciones de mercado y también, proteger el ingreso de los agricultores.
Sin embargo, días después, entre la dignidad arrocera se comenzó a hablar de un nuevo paro del sector. Y fue así como el pasado martes, Roberto Botero –representante de la Dignidad Arrocera-, anunció un cese de actividades argumentando que a los arroceros no se les están cumpliendo los precios de referencia anunciados por el Gobierno y señaló que los comercializadores del cereal no estaban comprando la cosecha. El dirigente manifestó que si los industriales no pueden pagar el precio que establece la resolución 177 de 2014, el Estado debe compensar a los productores la diferencia.

Según Botero, los rendimientos de los productores se cayeron un 35% el año pasado y los costos de producción siguen en ascenso. "En 2013 entraron más de 400.000 toneladas de arroz de contrabando y sólo la Comunidad Andina recibió autorización para ingresar 90.000 toneladas del cereal", señaló.

En medio de las inconformidades por su situación de precios, el Gobierno anunció un acuerdo con los molineros para garantizar la compra de toda la producción de arroz del país. De este modo, se garantizó un precio mínimo para el cereal que regirá desde hoy hasta el próximo 18 de noviembre.

"Los departamentos beneficiados son: Tolima, Huila, Meta, Casanare, Norte de Santander y Santander, Córdoba, Sucre, Bolívar, Magdalena, Cesar y Guajira", dijo el ministro Lizarralde quien explicó que el valor del apoyo a la comercialización de arroz será hasta de $100.000 por tonelada de este producto registrada ante la Bolsa Mercantil de Colombia.

En medio de la protesta de 3.000 arroceros en El Espinal (Tolima), el ministro Lizarralde logró un acuerdo de tres puntos con los productores agrupados bajo la Dignidad Arrocera que consiste en mantener los precios del arroz por región consignados en la Resolución 177; absorción de la cosecha por parte de los molinos del país y ampliación de plazos para refinanciar créditos.

Frente a la proliferación del contrabando del cereal —se estima que al país ingresan cerca de 300.000 toneladas al año bajo el manto de la ilegalidad—, el presidente de Fedearroz, Rafael Hernández, señaló que el Congreso debe aprobar pronto leyes que les den más dientes a la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (DIAN) y a la Policía Fiscal y Aduanera. "La máxima prueba del contrabando es que el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, cerró la frontera. No está pasando arroz, lo que llevó a los precios a reaccionar".