Mercado automotor europeo: menos gente, más autos compartidos

Las ventas de automóviles en Europa subieron un 9,2 por ciento hasta 14,2 millones de vehículos en 2015.

Un empleado en la fábrica de Porsche AG.Bloomberg News

El mercado automotor en Europa, que alcanzó un máximo en seis años en 2015, es poco probable que bata su récord del 2007 en el corto plazo a medida que se desvanece el crecimiento poblacional y aumentan los servicios de uso compartido de autos y viajes, como los que ofrece Uber Technologies Inc. y que representan otras alternativas a la de poseer un vehículo propio.

Las ventas de automóviles en Europa subieron un 9,2 por ciento hasta 14,2 millones de vehículos en 2015, dijo el viernes el grupo ACEA. IHS Automotive predice que la demanda en 2016 aumentará entre un 2 y un 3 por ciento, mientras la economía se expande, según Carlos Da Silva, gerente de pronóstico de ventas de automotores de dicha consultora para la región. Aun así, el año pasado se registró un 12 por ciento menos que los casi 16 millones de vehículos vendidos hace nueve años.

“Son muchas las tendencias positivas, pero para que el mercado llegue al nivel de 2007, sin hablar de superarlo, eso va a ser difícil en el futuro previsible”, dijo Peter Fuss, socio en la unidad alemana de la consultora EY. “Europa no es una zona de sólido crecimiento demográfico y los niveles de propiedad de los automotores ya son altos. Eso es diferente, por ejemplo, en Asia”.

La confianza en cuanto a los negocios y a los consumidores en los países que comparten el euro se ha mantenido en alza durante casi cinco años, en tanto la región revive lentamente de la recesión que finalizó a mediados del 2013. Eso alentó la compra de automóviles porque los compradores se sentían más seguros de sus futuros ingresos. Mientras que la líder de la industria europea Volkswagen AG ha perdido su participación en el mercado en medio de un escándalo de fraude con respecto a las pruebas de emisiones de diésel, la competencia como Ford Motor Co., Daimler AG y Fiat Chrysler Automobiles NV han ganado clientes con los nuevos SUV (vehículos utilitarios deportivos).

Con una menor demanda de los tradicionales sedanes y hatchbacks, los fabricantes se vuelcan al mayor crecimiento de los SUV. Ford pronosticó esta semana que sus ventas en Europa de estos modelos subirán más del 30 por ciento hasta los 200.000 vehículos en 2016. Las unidades de alta gama Bentley y Lamborghini de Volkswagen y Alfa Romeo y Maserati de Fiat Chrysler proyectan introducir sus primeros SUV en los próximos dos años.

“Los SUV seguirán siendo muy populares, y veremos más variantes de este producto en el futuro provenientes de otros fabricantes”, dijo Christoph Stuermer, analista de la empresa de investigaciones de mercado PwC Autofacts que está prediciendo un crecimiento del mercado automotor europeo en general del 3,9 por ciento para este año.

Sin embargo, las perspectivas de expansión a largo plazo son limitadas. Thomas Besson, analista de Kepler Cheuvreux, dijo en un informe el viernes que su enfoque es “fundamentalmente cauteloso en cuanto al sector a medida que madura el ciclo global”.

Las potenciales desventajas en relación a la economía y a la confianza de los consumidores tienen que ver con los recientes ataques terroristas en Francia y Turquía y con la transformación que está sufriendo la demanda a través de la así llamada economía compartida, dijo Fuss de EY. Además de los esfuerzos de Uber por agregar servicios en la región, los fabricantes europeos han creado unidades de vehículos compartidos, entre ellos el Car2Go de Daimler o el DriveNow de BMW AG.

“Existe un cambio en el comportamiento de los consumidores a medida que prolifera el concepto del auto compartido”, agregó Fuss. “No significa necesariamente que disminuya la flota de vehículos. Este esquema es una influencia más entre muchas otras”.