Mercado madurado

La reciente caída en los índices de la Bolsa de Valores de Colombia refleja, más allá de la desconfianza por el contexto internacional, la normalización de las acciones locales frente a las proyecciones externas.

Juan Pablo Córdoba, presidente de la Bolsa de Valores de Colombia, durante la presentación en Nueva York. / David Mayorga-El Espectador
Juan Pablo Córdoba, presidente de la Bolsa de Valores de Colombia, durante la presentación en Nueva York. / David Mayorga-El Espectador

Hacia el final de la década pasada, los inversionistas tenían un mantra sobre el mercado bursátil de Colombia: si hubiera invertido 1.000 dólares al inicio de la década pasada, esa suma se hubiera multiplicado por casi diez veces al final de la misma. Era el ejemplo perfecto para explicarles a su pares por qué, tras la ruptura de la burbuja inmobiliaria en 2008, decidían llevar sus capitales a Suramérica. Y la fuerza que motivó la subida del índice Colcap, que mide la capitalización de las 20 empresas más grandes de la Bolsa de Valores de Colombia (BVC), que pasó de 1.366,85 puntos en diciembre de 2009 a 1.940,38 en noviembre de 2010.

Pero este comportamiento también ha estado sujeto a la crisis fiscal en la Eurozona, el pesimismo por nuevos salvavidas financieros en el Viejo Continente, la desaceleración de China o el retroceso de los commodities energéticos por el aumento en las reservas de gas de EE.UU. Eventos que también se reflejaron en el índice: de su punto más bajo en los últimos tres años (1.492,30 en noviembre de 2011) se elevó a 1.876,35 en febrero pasado y volvió a bajar a 1.666,25 en la última jornada de mayo.

Aunque esta caída podría generar algún tipo de duda sobre el desempeño de la bolsa colombiana, sus protagonistas mantienen la calma. “Estamos viviendo una fase de corrección, lo que incide en que tengamos ahora precios más creíbles. Sus valores están alineados con las expectativas que el mundo tiene sobre el país“, explica Juan Pablo Córdoba, presidente de la BVC, quien esta semana lidera el evento Colombia Inside Out, la campaña que reunió a 90 empresas colombianas para extender sus contactos con inversionistas en Nueva York y Londres.

Al analizar empresa por empresa, se pueden apreciar contrastes. Mientras la cotización de Ecopetrol, el título insignia del mercado, cayó alrededor de $1.800 en los últimos seis meses, la del Grupo Sura subió desde la región de los $30.000 a la de los $38.000. “Estamos hablando de un mercado mucho más maduro, con una presencia importante en acciones por parte de los fondos internacionales que se fijan mucho más en las proyecciones y los resultados de las empresas y hacen inversiones menos especulativas“, aseguró David Bojanini, su presidente. Dentro de la propiedad del conglomerado paisa se encuentran 550 fondos que controlan alrededor del 12% de las acciones.

Esta cifra es un perfecto indicador de la transformación, a su vez, que ha tenido el mercado en los últimos tres años, pasando de ser una plaza bursátil con una presencia muy fuerte por cuenta de los fondos pensionales locales a una de alcance regional.

“Nuestra experiencia consistió en la ampliación del libro de inversionistas. Gracias a esto, trajimos un buen número de capitales extranjeros al país“, comenta Carlos Jacks, CEO de Cemex Latam Holding, la cementera mexicana que en noviembre de 2012 anunció su entrada a la BVC con una emisión en la que el 90% de los títulos fueron adquiridos por fondos foráneos. Ese mismo ejemplo, según Córdoba, está siendo analizado por otras tres compañías.

En esta nueva fase de la BVC, los inversionista se encuentran con un mercado más serio, que está reformando su operatividad de acuerdo con estándares internacionales para atraer a más inversionistas. Y en el que las compañías locales se trazan objetivos concretos para aumentar su valor y su presencia. Tal como ocurre con Celsia, la cuarta generadora de energía del país, que busca hacerse un espacio entre las 20 compañías más relevantes del mercado bursátil.

“Los inversionistas internacionales valoran mucho a cada una de las empresas que conforman el índice Colcap debido a que es la base de referencia de los ETF. No estar en él nos costó un poco en términos de valor de la acción, por eso queremos regresar para reconquistar el terreno perdido”, dice Juan Guillermo Londoño, su presidente. La compañía ha identificado la liquidez del título como la clave para consolidar su entrada en octubre próximo, cuando el índice se reformule. Por eso realiza mercadeo con comisionistas y otros actores para encontrar nuevos accionistas (de su propiedad accionaria, el 2,5% está en manos de 68 fondos extranjeros). En sus planes no se contempla una nueva emisión de títulos.

[email protected]