Mercados volátiles a pesar de promesas del G20

"Si no se produce una acción colectiva rápida, corremos el riesgo de perder la batalla del crecimiento", declaró su directora, Christine Lagarde.

Las promesas del grupo de países avanzados y emergentes (G20) de coordinar esfuerzos para evitar una crisis no levantaron los ánimos de los mercados este viernes, muy volátiles ante las perspectivas de la economía mundial.

"Si no se produce una acción colectiva rápida, corremos el riesgo de perder la batalla del crecimiento", declaró ante los Estados miembro del Fondo Monetario Internacional (FMI) su directora gerente, Christine Lagarde.

"Hay nubarrones en Europa y una inmensa incertidumbre en Estados Unidos. Corremos el riesgo de un hundimiento de la demanda mundial", advirtió.

El G20, reunido en Washington, emitió inesperadamente un comunicado en la noche del jueves en el que prometió una respuesta "fuerte y coordinada" a la crisis, tras una cena de trabajo de los ministros de Finanzas y gobernadores de bancos centrales del grupo.

Los responsables reconocieron "los intensificados riesgos de caída por las tensiones (de las deudas) soberanas, la fragilidad del sistema financiero, las turbulencias del mercado, el débil crecimiento económico y el desempleo inaceptablemente alto".

Las divergencias de los gobiernos para atajar todos esos problemas simultáneos atizan el nerviosismo de las bolsas.

Los mercados europeos cerraron a la baja, mientras el Dow Jones ganó un 0,35% y el Nasdaq un 1,12%. Sao Paulo cerró casi sin variaciones (-0,09%).

La reunión del Fondo sirvió para debatir abiertamente ideas, a la espera de decisiones de peso de los dirigentes políticos.

Lagarde propuso "una combinación organizada" de ayuda del Banco Central Europeo (BCE) y de los Fondos Europeos de Estabilidad Financiera para estabilizar los mercados de la deuda pública en la zona euro.

Para el ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schauble, la máxima prioridad son los altos déficits públicos.

"Es más importante combatir las causas reales de la crisis... los altos déficits", dijo Schauble en una rueda de prensa al margen de las asambleas del FMI y el Banco Mundial (BM) en Washington.

El director del Fondo para Europa, Antonio Borges, sugirió para España una auditoría externa para su sector bancario, como hizo Irlanda, para tranquilizar a los mercados.

Estados Unidos aboga en cambio por luchar contra el desempleo.

El presidente Barack Obama ha puesto todo su capital político en un plan de 447.000 millones de dólares de creación de empleo, presentado ante el Congreso, donde enfrenta la oposición de los republicanos.

En su comunicado, los dirigentes del G20 prometieron un "ambicioso plan de acción colectivo" para "respaldar el crecimiento" y "aplicar planes de consolidación presupuestaria creíbles", así como "hacer lo necesario para que los bancos dispongan de un capital adecuado".

"Los ministros desaprovecharon una excelente oportunidad para calmar a los mercados", estimó Manoj Ladwa, analista de ETX Capital.

El G20 tenía previsto volver a reunirse y celebrar una rueda de prensa a las 20H30 locales (00H30 GMT).

América Latina por su parte ofrece un horizonte más despejado, con un crecimiento previsto del 4,5% en 2011.

"Si antes con un resfriado en los países avanzados atrapábamos una neumonía, esta vez parece que la neumonía está en los países avanzados y nosotros probablemente agarraremos un resfriado", describió el director del Fondo para América Latina, Nicolas Eyzaguirre.

Temas relacionados

 

últimas noticias