Metas energéticas están en veremos

Los atentados terroristas contra los oleoductos y la demora en la iniciación de los proyectos son las principales causas por las cuales el promedio de 1’060.000 barriles diarios no se alcanzará.

Las compañías adelantan trabajos a marcha forzada para tratar de incrementar su producción. /Archivo El Espectador.

El dinamismo que traían los sectores carbonero y petrolero del país se está deteniendo y con ello la marcha de la locomotora minero-energética. Los dos productos que más pesan en las exportaciones de Colombia experimentan dificultades que están prendiendo las alarmas y pondrían en riesgo el cumplimiento de las metas de producción de carbón y petróleo.

Así lo advirtió el presidente de Asomineros de la Andi, Eduardo Chaparro, quien explicó que con los paros que se registraron en Drummond, Cerrejón y Prodeco, sumado a la caída de los precios del carbón, se está generando la tormenta perfecta que sin dudas afectará el cumplimiento de la meta de producción del Gobierno, fijada en 94 millones de toneladas.

“Pese al esfuerzo de las empresas que hoy trabajan al máximo nivel para tratar de recuperar el tiempo perdido, la falta de infraestructura de transporte y de almacenamiento impedirán alcanzar esta meta y estaremos en los mismos niveles del año pasado, por debajo de los 90 millones de toneladas”, recalcó.

El dirigente explicó que el precio del mineral ha caído hasta en 50% y que empresarios productores de coke tienen pérdidas hasta de US$15 por tonelada.

Entre tanto, el sector de los hidrocarburos, pese a la caída de la producción petrolera en septiembre, cuando cerró en 995 mil barriles por día, es más optimista y creen que cerrarán el año por encima del millón de barriles.

Sin embargo, creen que no podrán cumplir con el promedio de 1’060.000 barriles diarios y que esto se debe a dificultades en las operaciones ocasionadas por ataques terroristas contra los oleoductos, que hasta el 18 de octubre iban 136. Así como a la demora en la iniciación de proyectos como consecuencia de la dificultad para la obtención de licencias ambientales, explicó el presidente de la Asociación Colombiana del Petróleo (ACP), Alejandro Martínez.

A esto se suman los problemas con las comunidades, que a veces producen bloqueos en las entradas a los campos para presionar a las compañías y buscar soluciones a problemas que son ajenos a las petroleras.

A pesar de que la seguridad ha mejorado considerablemente, se siguen presentando incidentes contra los operarios de las empresas petroleras, lo que influye directamente en los problemas que afectan la producción del recurso.

Por su parte, el ministro de Minas y Energía, Amylkar Acosta, señaló que se sigue trabajando para lograr que se cumplan las metas en los dos sectores vitales para la economía.

[email protected]

@jairochacong