Metro 127, un lugar para vivir los sentidos

El proyecto comercial costó $80 mil millones. Tiene como ancla al Hotel Sonesta. No compite con Unicentro.

Es un lugar especial. Si cerráramos los ojos por un momento, podríamos sentir que estamos en la India, en un pub inglés o en un jardín de cualquier ciudad de Latinoamérica.

Pero la realidad es que estamos en un sitio neurálgico de Bogotá, que durante muchos años no fue más que otra esquina abandonada, en un sector de alto movimiento y de gran valor comercial.

Esta esquina se convirtió en punto de encuentro de jóvenes y ejecutivos, un lugar de referencia que irrumpe en la zona norte, al frente de Unicentro, donde la monotonía se transforma en un antónimo que brinda grandes placeres para diferentes gustos: es Metro 127, un centro comercial diferente.

Allí no hay un almacén ancla, sino un hotel, y varios locales comerciales donde los huéspedes del Sonesta y los ciudadanos que concurran allí encontrarán en el spa un lugar donde una persona flotará sin ningún esfuerzo, por espacio de 20 minutos, gracias a la gran concentración de sales del Mar Muerto, lo que hace que la persona flote relajadamente, terapia que le permite recuperar hasta cinco días de sueño, y muchas más sesiones para rendirle culto a la salud y al cuidado del cuerpo.

Pero si su figura requiere de un moldeado o torneado de sus piernas o pectorales, también encontrará un gimnasio personalizado en el que no habrá congestión, con expertos médicos que analizarán y orientarán cada una de las actividades para evitar problemas físicos que atenten contra su salud.

Y si quiere mejorar su figura, podrá optar por un tratamiento de sonrisa, en un centro especializado de odontología ubicado en el mismo centro comercial.

Si su interés es la rumba y la comida, en Metro 127 podrá encontrar varios sitios que le recordarán a cualquier bar típico de Inglaterra, pero si su decisión es disfrutar de la música y la ciudad, podrá tomarse un trago o cenar en una de las terrazas del lugar.

Es un sitio abierto al público, donde a su ingreso el visitante encuentra un lugar fresco, matizado por jardines verticales, donde imperan el arte, la música y el color, sin dejar de lado el gusto por la fotografía.

Este lugar, que tuvo un costo de $80 mil millones, consta de un hotel de 126 habitaciones, un centro de entretenimiento comercial con 33 propiedades dedicadas a salud, belleza y gastronomía.

Metro 127 no busca emular a las grandes superficies. Por el contrario, pretende imponer un estilo joven en una de las esquinas más dinámicas de la ciudad.

Gracias a los diseños empleados por el grupo LAB, los conceptos de arquitectura verde y sostenibilidad ambiental de Kubik, especialistas en jardines verticales, que fueron conjugados en su construcción por Ramón Coninsa H., se puede encontrar con un oasis que irrumpe positivamente en la congestionada y ruidosa zona donde arranca la carrera 15 de Bogotá.

El lugar está compuesto de seis pisos, de los cuales los tres primeros se unifican conceptualmente gracias al uso de enchapes en madera teca, mientras que el resto de los niveles superiores, donde se encuentra el hotel, destacan por su gran textura minimalista, con espacios modernos y toques cosmopolitas que permiten hacerlo agradable.

Para Ana María Arias Larrota, gerente de Metro 127, los desarrolladores del lugar consideran que el proyecto es objeto de réplica en otras zonas de la ciudad y del país, razón por la cual están trabajando en la búsqueda de terrenos y de socios locales, lo cual les permitiría tener una fortaleza para entrar en las regiones con un concepto moderno y diferente. La idea es tener un lugar donde los locales no se venden, ni se arriendan, sino que se concesionan, lo que le permite al propietario del proyecto tener una participación en las utilidades generadas por el comercio y la hotelería, que en este lugar está en manos de GH Hoteles.

Hay 120 inversionistas, con 254 derechos fiduciarios, administrados por Alianza Fiduciaria. Además, cuenta con el respaldo de Global Group, LabGroup, Inverleg, GHL Hoteles, Coninsa Ramón H. Alianza Fiduciaria y JGR Ltda.

Temas relacionados

 

últimas noticias

Comenzó el Smart City Business en Medellín