México defiende libre comercio de automóviles con Brasil a partir de marzo

"Queremos regresar al libre comercio", declaró a la edición digital del diario Valor Económico el subsecretario (viceministro) de Comercio Exterior de México, Francisco Rosenzweig.

México defendió el pacto de libre comercio de automóviles con Brasil que entrará en vigor en marzo, cuando caduque el actual acuerdo de cuotas fijado en 2012 por los dos países, pese a las presiones de la industria automotriz brasileña, que busca postergar su implementación.

"Queremos regresar al libre comercio. Es fundamental, para la credibilidad del proceso, honrar lo que fue negociado", declaró a la edición digital del diario Valor Económico el subsecretario (viceministro) de Comercio Exterior de México, Francisco Rosenzweig.

En marzo de 2012, funcionarios de alto rango de Brasil y México suscribieron el acuerdo luego de dos días de negociaciones en la capital mexicana.

Allí se estableció que el segmento de comercio de camiones sería también analizado en los tres años de vigencia del compromiso.

"Las condiciones actuales son diferentes (a las de 2012) y los flujos del comercio están estabilizados", argumentó Rosenzweig, para quien el libre comercio amplio de automóviles deberá ser retomado el 19 de marzo, un día después de la caducidad del acuerdo de cuotas.

El compromiso temporal para limitar el intercambio comercial automotriz durante tres años consta en el cuarto protocolo adicional al apéndice II del Acuerdo de Complementación Económica 55 (ACE 55) entre Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay (integrantes del Mercosur) y México.

Con el acuerdo de cuotas, determinado por períodos interanuales de marzo a marzo, Brasil tiene derecho, en el último año, a exportar vehículos ligeros para México por un valor de 1.560 millones de dólares, mientras que los mexicanos tienen derecho a 1.640 millones libres de aranceles impuestos por la aduana brasileña.

Por encima de ese límite de cuotas, México deberá pagar un 35 % de tarifas arancelarias y 30 puntos porcentuales más por Impuesto de Producción Industrial (IPI), en caso de que las empresas exportadoras no tengan fábricas instaladas en Brasil.

De acuerdo con el periódico, a pesar de que representantes de la industria automotriz brasileña han tenido reuniones con el Gobierno para intentar prorrogar el acuerdo de cuotas, la posición firme mexicana de respetar el compromiso llevó a las autoridades de Brasilia a buscar entonces beneficios para otros sectores.

En 2014, Brasil tuvo un déficit comercial con México de 1.693 millones de dólares, en un intercambio bilateral de 9.031 millones de dólares.

Las exportaciones generales de Brasil con destino a México cayeron un 13,2 %, mientras que las ventas de bienes y servicios mexicanos en el país suramericano retrocedieron un 7,4 % en el último año.

De acuerdo con Rosenzweig, Brasil sigue siendo el mayor destino de las exportaciones mexicanas en América Latina, con un 23 % de participación. 

Temas relacionados
últimas noticias