México esperó 77 años para recibir productores petroleros extranjeros

México enfrenta momento desfavorable en primera venta de yacimientos.

México le tocó abrir sus sector petrolero a la inversión extranjera.Bloomberg News

México esperó 77 años para volver a recibir productores petrolíferos extranjeros dentro de sus fronteras. Fueron demasiados.

El cambio destinado a atraer decenas de miles de millones de dólares de empresas como Exxon Mobil Corp. será puesto a prueba por primera vez en una subasta de yacimientos este miércoles. En tanto los precios del petróleo bajaron alrededor de la mitad desde el año pasado, cinco de los 38 posibles oferentes, incluidos Glencore Plc, Noble Energy Inc. y hasta el productor petrolífero estatal de México, se retiraron.

El presidente Enrique Peña Nieto intervino para poner fin al monopolio estatal después de que la infraestructura de perforación y la tecnología fueron incapaces de revertir una caída de la producción durante un decenio que redujo los ingresos gubernamentales. Para atraer inversiones en este momento, México probablemente recibirá una proporción más pequeña de ganancias que un año atrás.

“Fijaron la expectativa en un mercado a US$100 el barril y ahora estamos muy lejos de eso”, dijo por teléfono el 10 de julio Wilbur Matthews, máximo responsable ejecutivo de Vaquero Global Investment, con sede en San Antonio, que tiene a su cargo más de US$100 millones de activos, incluidos bonos del productor petrolero.

El West Texas Intermediate, el crudo de referencia estadounidense, perdió $1,06 hasta US$51,14 el barril en las operaciones electrónicas de la bolsa mercantil de Nueva York a las 11:31 hora de Londres este martes. El Maya mexicano se ubicó en US$50,69 el lunes. Ambos grados han perdido aproximadamente la mitad de su valor desde junio del año pasado. La caída llevó a los productores a recortar más de 100.000 empleos a nivel global y reducir el gasto en más de US$100.000 millones.


Competencia dura


Esto significa que México deberá competir por inversiones globales limitadas con países productores rivales como Brasil y Colombia, que abrieron sus industrias petrolíferas años antes, dijo David Enriquez, socio con sede en ciudad de México en la consultora del área energética Goodrich Riquelme Asociados AC.


“Debe descontarse el costo de la incertidumbre para las empresas que ingresan en un entorno desconocido”, dijo en una entrevista en su oficina el 6 de julio. “México es el nuevo chico de la cuadra”.


En el primer intento de hacer regresar al país a los productores extranjeros desde la nacionalización de la industria en 1938, México ofrecerá derechos de exploración sobre 14 bloques en aguas poco profundas para oferentes entre los que se cuentan Exxon y Total SA de Francia.


El día de la subasta, el gobierno revelará el porcentaje mínimo de ganancias que conservará sobre cada contrato. Ganan los productores que ofrezcan los mayores rendimientos al Estado.


“Hemos estimado que recibir ofertas por un 30 a 50 por ciento de los 14 yacimientos sería un rango muy aceptable”, dijo el ministro de Energía, Pedro Joaquín Coldwell, este lunes en Ciudad de México.


El gobierno probablemente solicitará una proporción inferior al 50 por ciento sobre los contratos, dijo por teléfono Tim Samples, profesor de derecho y analista de la energía mexicana en la Universidad de Georgia en Atenas.


Se estima que los primeros bloques que se subastarán contienen una capacidad de producción total de 80.000 barriles diarios, según el ministerio de Energía de México. México fue desplazado el año pasado por Brasil como mayor productor de crudo de América Latina, con una producción de 2,8 millones de barriles diarios de petróleo y otros fluidos, según datos de la Administración de Información Energética estadounidense.

Temas relacionados