Minería responsable y con reglas claras

La demora en la apertura de las solicitudes de títulos mineros pone en riesgo las inversiones y abre la puerta a la minería ilegal y criminal, dice Eduardo Chaparro, jefe de la Cámara Asomineros de la Andi.

Eduardo Chaparro, presidente de Asomineros de la Andi, cree que la decisión de Cerromatoso será importante para el país.   / Óscar Pérez
Eduardo Chaparro, presidente de Asomineros de la Andi, cree que la decisión de Cerromatoso será importante para el país. / Óscar Pérez

El debate previo que se generó por la decisión del Gobierno de mantener en firme la prórroga del contrato de Cerromatoso —que fue validado con el concepto del Consejo de Estado, lo que permitió que la multinacional australiana siga la explotación de la mina de níquel de Montelíbano (Córdoba) hasta 2029— se convirtió en el punto de partida de la nueva minería en el país.

Así lo señaló el presidente de la Cámara Asomineros de la Andi, Eduardo Chaparro, quien considera que este debate, que fue más importante que el que se dio en los 80 con el tema del Cerrejón, es una lección clara de respeto de los contratos. Invitó al Gobierno a que sea más preciso en definir las normas que regirán el sector, ya que los proyectos de minería son a largo plazo y los minerales cambian su precio y un ejemplo claro de ello es la caída del valor de la tonelada del carbón, mientras que la onza de oro sigue en alza.

Otro aspecto que preocupa al sector de la minería, que hoy se reúne en Medellín en la VIII Feria Minera, es que no se puede seguir prolongando por tiempo indefinido la solución a los títulos mineros, ya que esto desestimula la inversión extranjera que ha llegado a comprar títulos mineros para el desarrollo de proyectos.

“Estamos a la expectativa y hemos abierto un compás de espera confiados en que la Agencia Nacional de Minería opere y esté al servicio del país y de la industria y que se den definiciones claras, transparentes y nítidas”, dijo el presidente de Asomineros.

Desde febrero del año pasado no hay recepción de nuevas solicitudes para títulos mineros. En Colombia en los últimos 10 años se han presentado 19 mil solicitudes, mientras que en Perú hay entre 7 mil y 8 mil por año.

“Esto demuestra que el país, con una normatividad que sea operativa, podría tener inversión de buena calidad y generación de empleo. La demora en la apertura de recepción de solicitudes para la expedición de títulos mineros abre la puerta a la minería ilegal y criminal, que se desbordaría en la destrucción del medio ambiente porque no tiene ningún control”, explicó Chaparro.

Temas relacionados

 

últimas noticias