Ministerios de Trabajo de EE. UU. y Canadá regañaron a Colombia

Los ministerios de Trabajo de Canadá y EE.UU. repudiaron un par de casos de violación a libertad sindical. También advierten que son débiles los mecanismos para aplicar las sanciones.

La CUT denuncia que el ingenio La Cabaña cortó relaciones laborales son los trabajadores que se afiliaron a una cooperativa. / Bloomberg
La CUT denuncia que el ingenio La Cabaña cortó relaciones laborales son los trabajadores que se afiliaron a una cooperativa. / Bloomberg

Una vez más las centrales obreras hicieron un llamado de atención al Gobierno sobre los derechos de los trabajadores colombianos. Sin embargo, en esta oportunidad cuentan con respaldo internacional: después de una queja presentada por la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) y la Confederación de Trabajadores de Colombia (CTC) en febrero de 2016, los ministerios de Trabajo de Canadá y Estados Unidos repudiaron dos casos de violación a la libertad sindical y a la negociación colectiva que se presentaron en el país. Las empresas denunciadas son Pacific, con los trabajadores de la USO en Puerto Gaitán, y el ingenio La Cabaña, con los cortadores de caña (su sindicato se llama Sintrainagro).

Las centrales obreras fundamentan su denuncia en el marco de los TLC que tiene Colombia tanto con Canadá como con Estados Unidos. En el capítulo de Asuntos Laborales se consagran garantías de procedimiento en las cuales el Gobierno colombiano se compromete a proteger los derechos de libertad de asociación y de negociación colectiva.

Diógenes Orjuela, director de relaciones internacionales de la CUT, afirmó que “en el caso de Pacific, la petrolera decidió no renovarles el contrato a los contratistas que estaban afiliados en la Unión Sindical Obrera de la Industria del Petróleo (USO) y para vincularlos a la empresa les pedían salirse de este sindicato. Algo similar pasó con el ingenio La Cabaña, solo que la compañía cortó relaciones laborales con los cortadores de caña que se afiliaban a una cooperativa. Dado que presentamos la queja ante el marco de los TLC, lo único que pueden hacer los ministerios de Trabajo de Canadá y de Estados Unidos es exigirle al Gobierno tomar medidas al respecto, pero no puede sancionar a las empresas”.

Frente a estas acusaciones Pacific dijo: “El informe se refiere en algunos de sus apartes a unas supuestas acusaciones de la USO contra Pacific E&P, pero estos son simplemente ejemplos de algunas de las denuncias que está haciendo el sindicato, en ningún momento dice que las acusaciones sean ciertas o que tengan sustento legal. En el documento, no existe prueba alguna de lo que ellos dicen. Es más, el Ministerio de Trabajo de Colombia hizo una investigación en su momento y concluyó que la compañía no ha violado los derechos de asociación sindical. Todas las acusaciones de la USO han sido desestimadas por no tener ninguna fuerza probatoria y nuestra compañía ha salido absuelta en todas las investigaciones y que tenemos una relación impecable con nuestro sindicato, UTEN, que cobija al 70% de nuestros empleados directos”. 

La investigación realizada por los ministerios de Trabajo extranjeros también advierte sobre otras deficiencias en los mecanismos de protección laboral en el país. Por ejemplo, el informe que realizó Estados Unidos indica que hay desafíos en la capacidad del Gobierno colombiano para llevar los inspectores laborales a las zonas rurales. También se identificaron problemas por la demora o falta de aplicación de sanciones y de cobro de multas.

Sin embargo, para Víctor Julio Díaz, gobernador del Colegio de Abogados Laborales de Colombia, “el Ministerio de Trabajo es eficiente a la hora de aplicación de sanciones por violaciones a derechos sindicales. Los trabajadores colombianos no solo cuentan con protección constitucional en este aspecto, sino que pueden acudir a organismos internacionales como la OIT, cuyos fallos en muchos casos han sido vinculantes en el país”.

Las violaciones de derechos sindicales sobre las que advierten los ministerios de Trabajo de Canadá y Estados Unidos es tan solo uno de los tantos casos que denuncian las centrales obreras colombianas. Una situación que, sumada al malestar generado por el proyecto de ley que buscaba formalizar a las madres comunitarias, que fue objetado por el presidente Juan Manuel Santos, motivó que los sindicatos anunciaran un paro nacional. Todavía no se sabe la fecha, pero ya se están haciendo los preparativos.