Moody’s les baja nota a tres bancos

Moody’s ha rebajado la calificación de la deuda de tres grandes bancos, entre ellos Morgan Stanley, Goldman Sachs y JPMorgan Chase, luego de haber decidido que es menos probable que el gobierno federal rescate las instituciones si tienen dificultades.

Goldman, Morgan Stanley y JPMorgan sufrieron una reducción a la calificación de su deuda antigua a largo término que no está asegurada. Las reducciones fueron a Baa1, Baa2 y A3 para cada uno de los respectivos bancos, explicó Moody’s el jueves. La calificación de la deuda subordinada para los tres bancos también se redujo por un punto.

La revisión hecha por la segunda agencia de calificación más grande en términos de participación en el mercado le sigue a una decisión similar que tomó Standard & Poor’s en junio y acontece al tiempo que los gobiernos procuran evitar una repetición de los rescates de la era de la crisis crediticia.

Las reformas a Wall Street bajo la Ley Dodd-Frank prohiben el uso del dinero de los contribuyentes para salvar un banco que ha fracasado y se requiere la creación de una autoridad de resolución que intervenga las instituciones cuando se hallen en problemas, lo cual impone pérdidas a los acreedores en el proceso.

“Creemos que los supervisores de banca de Estados Unidos han hecho progresos importantes para establecer un marco creíble que resuelva el fracaso de un banco grande”, dijo Robert Young, de Moody’s. “En lugar de tener que depender de los fondos públicos para rescatar alguna de las instituciones, esperamos que los acreedores del holding empresarial del banco tengan que perder dinero y así asumir buena parte del peso de recapitalizar un banco que fracase”.

La calificación más baja de crédito podría aumentar el costo de los bancos para reunir capital. La nota de muchos ya fue rebajada por Moody’s luego de otra amplia revisión hecha el año pasado.

En ese momento, los ejecutivos del banco argumentaron de forma combativa que las reducciones a la calificación eran injustas y que la agencia estaba compensando de forma exagerada el optimismo que tuvo antes de la crisis financiera.

Esta primera revisión estaba diseñada para incorporar las lecciones de la crisis, cuando se hizo obvio el riesgo de los malos negocios de los bancos y sus mercados de capital. La agencia lanzó la advertencia en ese momento de que más adelante revaluaría sus supuestos con respecto al apoyo que les daría el gobierno de los Estados Unidos.

Temas relacionados