Multinacionales: las más y las menos transparentes

La claridad es la clave para reducir la corrupción y hacer que las compañías sean sostenibles en el tiempo. Así lo concluye el documento de Transparencia Internacional, que habla de las organizaciones que sí dan a conocer todas sus cuentas.

Que la Inversión Extranjera Directa creciera 26,4% durante los primeros seis meses del año demuestra que el aterrizaje de las multinacionales al país y la inyección de capital de las que ya están presentes en tierras cafeteras no se detiene. Sectores dinámicos como la minería y los hidrocarburos lo demuestran y siguen arrojando números gordos. Pero, ¿qué tan claras son las cuentas de estas organizaciones y qué tan públicas son sus cifras para los colombianos?

El más reciente informe Transparencia en la presentación de informes corporativos: evaluación de las empresas más grandes del mundo, elaborado por la Corporación Transparencia Internacional, concluye que de las 57 multinacionales que cotizan en bolsa y operan en Colombia, tan sólo cinco hacen pública su información (BHP Billiton, Banco Santander, Occidental Petroleum, Telefónica y SAP), suministrando datos financieros del país relacionados con sus ingresos y ventas. Y aclara que, “sin embargo, datos como gastos de capital, utilidades antes de impuestos y contribuciones a la comunidad no son públicos”.

Una situación que, de acuerdo con Elisabeth Ungar, directora ejecutiva de Transparencia por Colombia, capítulo nacional de Transparency International, se convierte en un obstáculo para hacerle frente a acciones que podrían catalogarse como conducta inapropiada. “Para luchar realmente contra la corrupción las empresas también deben ser transparentes al divulgar información que permita establecer qué tipo de contribuciones hacen a nivel local, e implementar políticas contra el soborno corporativo que cubra toda su cadena de valor”.

La ONG, en el documento, les recomienda a los empresarios y presidentes de las multinacionales para que desarrollen “políticas de publicidad de su información para hacer visible la forma en que circula el dinero que invierten en el país, una herramienta clave para el control social ciudadano”. Tanto que la misma Huguette Labelle, presidenta de Transparency International, advirtió que “las empresas multinacionales pueden y deben desempeñar una función importante en la lucha mundial contra la corrupción. A medida que el mundo continúa recuperándose del profundo sufrimiento económico de 2008, los líderes de mayor número de empresas deben comprometerse a detener la corrupción”.

Pero el informe también dedica un aparte a los bancos: “Observó que la presentación de informes por bancos y aseguradoras acerca de medidas de transparencia fue generalmente inadecuada, a pesar de que la opacidad de las estructuras de estas empresas contribuyó a las recientes crisis financieras y la significativa atención dedicada a resolver la falta de transparencia en este sector”. De ahí que analistas y economistas manifiesten sus inquietudes, como César Ferrari, exdirector del Banco Central del Perú y docente de la universidad Javeriana, que afirma al respecto: “Sobre los bancos tengo mis dudas, como lo que ha pasado con Barclays en el caso de la manipulación de la tasa Líbor. Transparencia no tiene sólo que ver con que las multinacionales publiquen sus balances o resultados, sino sus prácticas operativas más importantes, como el trato al cliente”.

“Aunque los bancos publiquen sus balances, hay que mirar en detalle las tasas de interés que usan. Pueden ser opacos. A esa tasa hay que adicionarle gastos, descuentos. Los precios no son nada transparentes y tampoco en las compañías telefónicas. En atención al cliente son deficientes”, agregó.

Pero también hay quienes dejan claro que como organizaciones privadas, no tienen por qué revelar su información. Camilo Herrera, presidente de Raddar, lo confirma: “No creo que las compañías tengan la obligación de presentar informes sociales. El rol de la compañía es gerencial, eso es claro. El rol social de las compañías como tal tiene que ver con su labor de producción, de ventas”.