“¡Necesitamos el agua y la energía! Represa El Quimbo no puede seguir cerrada”: Juan Manuel Santos

El presidente hizo un llamado a la justicia para reactivarla.

Cortesía

La represa El Quimbo forma parte de un sistema que no se restringe únicamente a una empresa generadora de energía, los ambientalistas y los piscicultores del Huila. Por el contrario, forma parte de un sistema que involucra a la principal arteria fluvial de Colombia, a la red eléctrica del país y, por lo tanto, a todas las cadenas productivas que se desprenden de ellas. Por esta razón el presidente Juan Manuel Santos se pronunció a través de su cuenta de Twitter y solicitó a la justicia reactivarla de inmediato.

Represa de El Quimbo no puede seguir cerrada ante sequía. Hago llamado a la justicia para reactivarla. ¡Necesitamos el agua y la energía! (…) ¡Reabrirla es urgente! Con su funcionamiento evitaremos daños ambientales, sociales y económicos”, dijo Santos en su red social.

Ese mismo llamado hizo el ministro de Minas y Energía, Tomás González, al decir que a la mayoría del país le afecta que se detenga la generación de energía y señaló que las inconveniencias son para todo el mundo. “El defensor del Pueblo ya dijo que el remedio es peor que la enfermedad. Tener El Quimbo cerrado afecta la producción de energía para todos los colombianos, afecta la pesca, afecta el medio ambiente”.

Mantenerla fuera de funcionamiento –advierte el Gobierno– acarrea graves consecuencias para el medio ambiente, la producción pesquera, el transporte fluvial por el río Magdalena, la generación eléctrica y, en términos generales, la actividad económica del país.

El Gobierno enumeró diez argumentos para pedir la reapertura de El Quimbo:

  • Aseguraría energía: Reduciría el riesgo de racionamiento de energía. Esta hidroeléctrica está en capacidad de aportar el 5 % de la energía consumida en Colombia.
  • Frenaría el incremento de tarifas: La energía del país no puede producir en las hidroeléctricas, debe ser producida por termoeléctricas alimentadas por combustibles que aumentan los costos de la generación.
  • Favorecería la piscicultura: Contribuiría a mantener los niveles requeridos para la piscicultura en Betania.
  • Efecto positivo sobre el empleo: La reapertura de El Quimbo contribuiría a mantener el empleo y las exportaciones de tilapia. El cierre pone en riesgo la venta en el exterior de esta especie de pez, que depende en su totalidad del embalse de Betania.
  • Favorecería la navegabilidad: Fortalecería la navegación por el río Magdalena. La operación conjunta de las hidroeléctricas de Betania y El Quimbo entregaría entre 200 y 300 metros cúbicos de agua adicionales por segundo al río.
  • Evitaría el almacenamiento de hidrocarburos: Las dificultades de navegación por el río Magdalena están provocando la acumulación de 33.000 barriles de combustóleo (fuel oil) al día en la refinería del puerto petrolero. De seguir esta situación, dos millones de barriles estarían almacenados al terminar febrero, con los sobrecostos que ello le acarrearía al país.
  • Bajaría riesgo de escasez de combustible: minimizaría el riesgo de desabastecimiento de combustible en la frontera con Venezuela.
  • Salvaría 19 mil toneladas de peces: Prevendría la muerte de unas 19 mil toneladas de peces. Al estar estancada, el agua del embalse está deteriorándose por efecto de la descomposición de la materia orgánica en su interior.
  • Más recursos para 18 municipios: La entrada en operación comercial de la central hidroeléctrica El Quimbo permitiría que la CAM y 18 municipios de la zona de influencia reciban recursos por concepto de transferencias del sector eléctrico, cuya destinación, de acuerdo con la ley, es la protección del medio ambiente. Se estima que Emgesa aportará anualmente más de $7.000 millones.
  • Un manejo más eficiente de los recursos: Significaría un manejo eficiente de los recursos en tiempos de crisis energética. En las actuales circunstancias, El Quimbo descarga 36 metros cúbicos por segundo al río Magdalena, correspondientes al caudal ecológico, un flujo mínimo requerido para garantizar condiciones de vida en el tramo del río que sigue a la presa.
     
Temas relacionados