Nikkei rompe máximos históricos

En menos de un mes, este indicador ha registrado un crecimiento similar al que ha tenido el S&P 500 en lo corrido de 2013.

El Nikkei superó las 15.000 unidades, un nivel que no alcanzaba desde diciembre de 2007. / AFP
El Nikkei superó las 15.000 unidades, un nivel que no alcanzaba desde diciembre de 2007. / AFP

Máximos históricos: eso es lo que han vivido los indicadores más importantes del mundo en los últimos días, a pesar de la incertidumbre sobre una pronta recuperación económica. El Nikkei 225 de la bolsa de Tokio (Japón) es el principal índice del mercado asiático y es la tercera bolsa más importante a nivel mundial después de la estadounidense y el mercado europeo en su conjunto. En este índice se cotizan las 225 acciones más líquidas del parqué tokiota, como Mazda, Panasonic, Toyota y Sharp, entre otras, que han alcanzado en las últimas jornadas máximos no vistos desde hace más de cinco años.

Esta semana, el Nikkei superó las 15.000 unidades, nivel que no se alcanzaba desde diciembre de 2007. Uno de los factores que han determinado dicho comportamiento ha sido el abaratamiento del yen (moneda japonesa).

El martes, el euro se ubicó en Tokio en los 131 yenes (US$1,29) y el miércoles se movió a los 132 (US$1,30), mientras el dólar, que el martes se cambió en torno a los 101 yenes, ayer superó los 102. La caída del yen ha impulsado a los grandes exportadores nipones, como los fabricantes de vehículos o de electrónica, que con una moneda más barata ven cómo sus productos ganan competitividad en el exterior.

En el último mes el Nikkei ha ganado en promedio 15%, el mismo crecimiento que ha tenido el índice S&P 500 en Estados Unidos en lo corrido de 2013, lo que ha abierto un debate entre los agentes del mercado sobre un posible sobrecalentamiento del mercado japonés.

“Se está creando un rally bursátil mundial, la presión a la baja sobre el yen frente al dólar se está fortaleciendo, mejorando las perspectivas de ingresos, sobre todo para el sector exportador”, afirmó Hiroichi Nishi, de SMBC Nikko Securities.

Pero el yen se ha venido depreciando debido al generoso plan de estímulo del Banco Central de Japón por US$75.000 millones mensuales, una cifra muy similar a los US$85.000 millones que inyecta mensualmente la Reserva Federal; sólo que la economía estadounidense es casi tres veces más grande que la de Japón.

“El estímulo monetario en Japón es un tema que muchos de los bancos centrales parecen haber incorporado en su función. Así, la depreciación del yen como consecuencia de los estímulos monetarios es vista con cautela por el resto de las economías. Algunos de los bancos centrales, como el australiano, han señalado de forma explícita su preocupación por la debilidad del yen y la fortaleza de sus monedas, y lo que ello representa para el sector exportador de sus economías”, resalta Credicorp Capital en su reporte semanal de mercado.