‘No habrá subsidios para las petroleras’

Para Luis E. Garzón, la agroindustria es una opción laboral decente en medio de esta coyuntura. “La crisis es una oportunidad para generar formas creativas de empleo”, dice.

El ministro de Trabajo, Luis Eduardo Garzón, no considera que Colombia dependa laboralmente del sector petrolero. / Archivo.

La crisis generada por la caída del precio del petróleo tiene tambaleando a una cantidad de trabajadores de la industria del crudo colombiana que aún no se ha establecido, pero que sería de entre 10.000 y 25.000.

El ministro de Trabajo, Luis Eduardo Garzón, asegura que no habrá subsidios para las empresas del sector y que se están buscando medidas alternativas para evitar que las firmas corten “por el lado más frágil”.

La caída de los precios del petróleo generó una inminente crisis en el sector de hidrocarburos y en las cuentas nacionales. ¿También estamos ante una crisis laboral?

Hay conatos de crisis laboral como consecuencia de que muchas de estas empresas están advirtiendo que hay un riesgo enorme como consecuencia de la caída de los precios. Si bien todas las empresas han decidido modificar sus presupuestos bajando inversión, como el caso de Ecopetrol, que se han bajado en un 30%, eso no quiere decir que la solución sea por la parte más frágil, que siempre es “botemos trabajadores”. No es justo. Haré todo lo posible para que la reducción de costos sea buscando alternativas. Ya cuando lleguemos a que es inevitable, pues lo miraremos.

Se especula que serían más de 15 mil los afectados. ¿Cuál es la verdadera cifra?

No tengo cifras más allá de la que me han dado los empresarios, que hablan de entre 10 y 15 mil afectados, y la USO, que habla de 25 mil. Prefiero hablar del universo de trabajadores del mundo del petróleo en Colombia, que son cerca de 110 mil. No quisiera hablar de cifras porque termino generando una alerta innecesaria.

¿Ya existen opciones para prevenir esa masacre laboral?

Hay iniciativas como la planteada por los sindicatos de la CGT, que dicen que con tal de que no se genere desempleo hagamos una pausa laboral en derechos prestacionales. Por su parte, la USO dice que hay que hacer una reevaluación en general del mundo del petróleo y las políticas petroleras. Mientras tanto, los empresarios están afectados por la exploración porque se reduce casi a la mitad el trabajo sísmico y muchas empresas de servicios no reciben la plata que les adeudan las petroleras grandes y por otro lado tienen el lío de que las matrices les están diciendo que se salgan de Colombia.

¿Le han solicitado autorizaciones para despidos?

Hasta ahora, Halliburton nos ha solicitado 147, que no son despidos masivos sino terminaciones de contratos, pero buscamos las alternativas posibles antes de empezar a autorizar despidos.

¿La situación laboral de los empleados de las petroleras era estable previamente a la crisis de los precios?

El mundo de los trabajadores estaba muy afectado porque si bien había un auge de empleo, se discutía hasta dónde, a nombre de contratos sindicales o a nombre de formas cooperativas laborales, se evade y se evita responsabilidades en materia de derechos y organización sindical. También había una presión en relación con servicio público de empleo y lo que significaría que contrataran mano de obra de la región, que prácticamente autorizamos que fuera el 100% nativos o que vivan permanentemente en la región.

¿Y qué va a pasar con los empleos indirectos?

Hasta ahora hemos llamado a las empresas, pero este será un drama social si no lo sabemos manejar, por eso me interesa hablar con gobernadores, alcaldes y parlamentarios para que me ayuden a buscar alternativas. No estoy hablando de subsidiar el mundo del petróleo, pero sí buscar alternativas, porque así como se ha hecho cuando hay problemas con el mundo del café y se ha blindado —repito, no estoy hablando de subsidios—, en el mundo del petróleo también hay que establecer unas condiciones. Hay que garantizar la producción porque si se disminuye afectaría otros programas sociales que se nutren de la rentabilidad del petróleo. La agroindustria tiene todas las cualidades para desarrollar un trabajo decente, formalizado, bien remunerado, pero al mismo tiempo fortalecerse en unas condiciones donde se deprime otro sector.

¿Si se hubiera mirado la industria con antelación es posible que ya se estuviera aprovechando la coyuntura a favor del país?

No quisiera hacer reparos hacia atrás. No me gusta. Solamente digo que la crisis es una oportunidad para generar formas creativas de empleo.