No hay innovación en el 77 % de empresas

Es una de las conclusiones del Informe Nacional de Competitividad 2016. También resalta la necesidad de aumentar la productividad.

Rezago en productividad es producto en parte de que las compañías no destinan los suficientes recursos a innovar. /iStock

En 2006, Colombia se propuso una ambiciosa meta para el 2032: ser la tercera nación más competitiva de América Latina, con un ingreso per cápita del nivel de un país de ingresos medios o altos. Han pasado diez años desde que se adquirió este compromiso y precisamente el Informe Nacional de Competitividad de 2016, que se reveló este miércoles en la ciudad de Bogotá, mostró los avances logrados y el diagnóstico actual del país. La principal conclusión de este análisis es que para lograr su cometido el país debe enfocar sus esfuerzos en mejorar las condiciones básicas para competir, una tarea acompañada de mayor eficiencia en los mercados y de más innovación empresarial.

La presentación del informe contó con la presencia del presidente de la República, Juan Manuel Santos, quien destacó la importancia de la paz para la competitividad de un país: “Es muy difícil convertirse en un país atractivo para los inversionistas cuando hay guerra, por esto el cese del fuego debe traer un mayor flujo de inversión extranjera”.

Algunos avances en términos de competitividad que muestra el informe son la generación de 2,4 millones de empleos formales en la última década. También destaca el desarrollo del sector financiero, la estabilidad macrofiscal y la significativa inversión en infraestructura. Asimismo, Colombia mejoró posición en índice Doing Business, pasando del puesto 76 al 54 en la última medición. Y respecto a eficiencia, resalta que en 2015 el Gobierno unificó cerca de 10.000 normas en 21 decretos únicos.

Sin embargo, Rosario Córdoba Garcés, presidenta del Consejo Privado de Competitividad (la entidad que hizo el informe), advirtió sobre una preocupante situación: “Los avances que Colombia ha logrado en materia de competitividad, no se han traducido en mejores sustanciales en la productividad”.

Para el informe, la razón del estancamiento radica, por una parte, en la calidad y fortaleza de las instituciones. Este es un campo en el que Colombia tiene el peor desempeño, según el Foro Económico Mundial: en 2016 se ubicó en el puesto 112 entre 138 países. Por esto Córdoba insiste en que “superar esta debilidad, sobre todo en lo que concierna a la erradicación de la corrupción, es fundamental para que se hagan efectivas las condiciones básicas para una nación competitiva”.

La otra parte de la culpa del freno en productividad la comparte el ámbito empresarial. Por un lado, porque los mercados no funcionan de manera óptima, y por otro, porque las compañías no destinan los suficientes recursos a innovar. De hecho, la situación está empeorando, pues según cifras del Consejo Privado de Competitividad, el porcentaje de negocios no innovadores pasó de 73 a 77 % entre 2011 y 2014. Frente a esto, el informe recomienda aumentar el desarrollo tecnológico en estas corporaciones. una tarea ambiciosa pues en Colombia el 90% de las empresas opera con tecnología de más de cinco años.

La última reflexión que hace el Consejo Privado de Competitividad es que mejorar las condiciones para competir es una tarea permanente, que requiere la coordinación tanto el sector público como del privado, y solo tomando la decisión de resolver estos problemas es que podremos cumplir con la meta para el 2032.