No más casas en el aire

El Ministerio de Vivienda presentará la próxima semana un proyecto de ley para mejorar la seguridad en la construcción de viviendas. Crearán superintendencia para vigilar a los curadores

Para que no se repita la tragedia que se vivió en el edificio Space de Medellín, las constructoras tendrán más control. / Archivo

Como antesala de lo que será hoy la implosión controlada de la torre cinco del conjunto residencial Space, en Medellín, el ministro de Vivienda, Luis Felipe Henao, anunció el proyecto de ley que meterá en cintura el sector de la construcción.

Así lo señaló ayer el funcionario al explicar que la iniciativa, que será radicada ante el Congreso la próxima semana, establece normas que tienen como objetivo imprimir mayor seguridad a los proyectos de vivienda que se construyan en el país.

El primer mandamiento del proyecto de ley obliga a los constructores a adquirir una póliza de seguros que cubrirá todo, desde la elaboración de los diseños y la calidad de los materiales, hasta la sismorresistencia de la edificación, lo que le brindará una garantía al comprador del inmueble durante 10 años.

“Esta medida aplicará para la construcción de vivienda nueva que se deba someter al régimen de propiedad horizontal o cuando se trate de quince (15) o más unidades habitacionales, y no cobijará a las personas naturales que construyan una vivienda para su uso propio”, sostuvo el ministro.

El valor asegurado de la póliza será igual al valor comercial del inmueble, el cual se ajustará anualmente de conformidad con el Índice de Valoración Predial certificado por el DANE.

El proyecto, en el que también participan Fasecolda y Camacol, incluirá la obligatoriedad de supervisión técnica independiente y externa, con lo cual se eliminarán todas las excepciones que permitan a los entes territoriales autorizar a los constructores a que ellos mismos controlen la ejecución de las obras.

Los interesados en ser supervisores deberán tener una experiencia mínima de cinco años y tendrán que someterse a exámenes para acceder al cargo, el cual deberá ser de tiempo completo en la obra y quien incumpla las medidas será sancionado por los consejos profesionales de Arquitectura e Ingeniería.

Además, la norma establece que será necesaria la expedición de un certificado en que se juramente que la obra cumplió con todas las especificaciones y que es habitable, para que el constructor pueda escriturar el inmueble.

También se ordena la creación de una Superintendencia Delegada para el control de curadores urbanos, la cuál estará bajo la sombrilla de la Superintendencia de Notariado y Registro.

Frente a como impactará la expedición de la póliza en el valor de las cuotas, el ministro Henao señaló que sí influirá en el valor final de la vivienda, pero que será mínimo.

“El impacto que tendrá el seguro obligatorio de estabilidad de obra en las cuotas del crédito de vivienda de interés social VIS y no VIS, estaría entre $1.434 y $2.868 y en la no VIS entre $4.229 y $12.685”, indicó.

El ministro recalcó que espera que estas medidas empiecen a regir a partir del segundo semestre de este año.

“Con esta herramienta también vamos a depurar el sector de la construcción y se van a acabar las empresas de papel, o irresponsables, que generan emergencias como las ocurridas en Medellín en el conjunto Space”, recalcó.

La presidenta de Camacol, Sandra Forero, calificó de positiva esta iniciativa y recalcó que esto permitirá garantizar la ejecución de proyectos seguros.

Por su parte Gonzalo Alberto Pérez, empresario de los aseguradores, aseguró que la expedición de la póliza no incidirá considerablemente en el valor de la vivienda.

Para Guillermo Rincón, presidente de la constructora Ricam, esta iniciativa eliminará del mercado a los constructores informales, es decir, aquellos que son dueños de una casa y se juntan con un abogado, un ingeniero o cualquier persona para construir un edificio menor.

Pero mientras este proyecto se convierte en ley, el Ministerio de Vivienda anunció que tendrá puestos los ojos en todos los desarrollos de vivienda que se ejecutan en el país.

De hecho, recalcó que en la construcción de las 100 mil viviendas se rechazó a muchas empresas por falta de recursos para la financiación de las obras o porque no les aprobaron las pólizas, recalcó Henao.

 

 

[email protected]

@jairochacong

 

últimas noticias