Que no se manipulen las 'commodities': BaFin

El supervisor financiero de Alemania ordenó al Deutsche Bank que haga más por asegurarse de que los precios de las commodities no puedan ser manipulados por los corredores, último indicio de que las autoridades creen que algunos de los mercados financieros más grandes aún son vulnerables a abusos.

Según personas cercanas a la situación, el Deutsche recibió en abril una carta de BaFin, la entidad supervisora de Alemania, en la que decía que había encontrado problemas en los controles internos del banco cuando reporta los precios de las commodities.

La maniobra de BaFin se da al tiempo que los supervisores investigan una serie de tasas de referencia financieras, entre ellas el precio del oro, luego de que las investigaciones en torno a la tasa Líbor y las tasas de cambio extranjeras revelaran que hubo intentos de manipular el mercado por parte de varias instituciones grandes.

El último desarrollo se da tan sólo meses después de que el Deutsche anunciara que estaba reduciendo significativamente su brazo de commodities, en medio de mayores costos de capital que hacen menos atractivo el negocio.

Desde entonces, el banco ha cerrado mesas de operaciones dedicadas a la energía, la agricultura, mercancías secas a granel y metales base. Otros negocios de commodities han sido transferidos a la banca no central del Deutsche, donde serán reducidas o vendidas, mientras algunas partes seguirían activas.

Un vocero para Deutsche Bank dijo: “Como lo anunciamos en 2013, hemos reducido significativamente nuestro negocio de commodities y salimos definitivamente del comercio de metales no preciosos. Como hemos dicho previamente, seguimos cooperando con las autoridades en su revisión de algunos precios de referencia en toda la industria y estamos invirtiendo para mejorar nuestro ambiente de control”.

BaFin no quiso hacer comentarios. Los precios de los commodities en una variedad de mercados, entre ellos el petróleo, el hierro y el carbón térmico, son recogidos por agencias externas como Platts y Argus, que basan sus precios en las cifras que reportan los bancos y otros grupos.

Temas relacionados