La novela del dólar y el petróleo

La reducción de la previsión de la demanda mundial por crudo que publicó la Organización de Países Exportadores de Petróleo este miércoles llevó al precio del petróleo hasta los US$60.

A partir del segundo semestre de 2014 una costumbre se ha venido arraigando entre la prensa económica: no hay semana en que el sector petrolero encabece los titulares. Además, tal ha sido la volatilidad y la incertidumbre de este mercado que no tiene nada que envidiarle a las telenovelas dramáticas que pasan por las tardes, pues resulta paradójico cómo la industria petrolera pasó del cielo al infierno en menos de cinco meses, cuando la cotización de los precios del crudo WTI y BRENT pasaron de estar por encima de los US$100 en junio de este año, a caer hasta los US$60 y US$63, respectivamente, durante la jornada de este miércoles.

La historia de esta novela se explica por una serie de eventos desafortunados para el sector petrolero. Por un lado China, que es el principal comprador de materias primas en el mundo, ha suavizado su ritmo de crecimiento, pues dejó de tener los ritmos de crecimiento de más del 10% que tenía antes de 2011, a registrar promedios del 7% en el último par de años.

Además, la intensificación de la extracción de petróleo esquisto por medio del fracking ha llevado a Estados Unidos a recuperar su nivel de producción de 1985 (9 millones de barriles diarios), implicando que en los próximos años el mundo contará con una mayor oferta y una menor demanda de petróleo. Si no fuera poco, los buenos resultados por la extracción del crudo no convencional ha llevado a algunos senadores del país norteamericano a adelantar trámites legales para exportar esta materia prima en los próximos años.

Por otro lado a pesar de que históricamente la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) ha utilizado su estructura de cartel para elevar la cotización del crudo, los conflictos entre Arabia Saudita y Estados Unidos los ha llevado a librar una guerra desgaste, en la que el país asiático está dispuesto a dejar caer el precio del hidrocarburo con el fin de frenar la industria del fracking estadounidense. Lo cual advierte que el poder este organismo está por el momento limitado.

No obstante la ultima calamidad de la novela se debió porque la OPEP bajo su previsión de demanda mundial por crudo en 2015 a 28,5 millones de barriles diarios, su nivel más bajo desde 2002. El comunicado que advirtió sobre una disminución del consumo de crudo por más de 300 mil barriles diarios para el próximo año provocó que al cierre de esta publicación el referente WTI y el BRENT cayeran hasta US$60,95 (-4,50%) y US$63,79 (4,56%), respectivamente.

Es claro que en un país como Colombia que según el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE) más el 50% de la inversión extranjera y de las exportaciones se deben por el petróleo, los efectos no tardaron en aparecer en el mercado local. Al cierre de la jornada bursátil de este miércoles, Ecopetrol, Pacific Rubiales y Canacol Energy presentaban desvalorizaciones de 10,10%($1.870), 8,78%($13.500), y 14,75% ($3.380), cada uno. Por su parte la tasa de cambio TRM se situaba en $2.396.

Es por esto que Colombia al ser un país que no puede influir en la dinámica del precio internacional del petróleo, no tiene más remedio que soportar los choques generados por los agentes internacionales. De manera que una gran parte del futuro de las acciones de las petroleras enlistadas en la Bolsa de Valore de Colombia (BVC), estará encadenado al mercado mundial de crudo.

Sin embargo la caída del precio hasta los US$60 no es el nudo de esta historia, porque varios analistas locales que El Espectador consultó hace un mes pronosticaban el desplome. Por ello la velocidad y la agresividad con la que está reaccionando el mercado es lo que preocupa ahora.

Es por esto que Felipe Campos, analista de Alianza Valores explicó: “Teníamos presupuestado un petróleo en US$60 y una dólar en $2.400, pero lo esperábamos para el siguiente semestre de 2015. Es por esto que es de considerar la forma en cómo está reaccionando el mercado, lo cual nos ha llevado a revaluar nuestras proyecciones y consideramos que la tasa de cambio local (TRM) podría llegar hasta los $2.600 el próximo año. Y en un escenario extremista pero posible la TRM podría alcanzar los $2.900.

Campos agregó que ”mientras el precio del petróleo no se estabilice las acciones de las petroleras en la BVC seguirán siendo castigadas, y consideramos que el precio del crudo alcanzaría su piso en US$40 y no en los US$60, de manera que se pueden esperar más caídas. Además hay que estar muy pendiente de la reunión de la Reserva Federal del próximo miércoles, porque si su lenguaje favorece el alza de las tasas de interés esto podría generar más volatilidad en la cotización del hidrocarburo, y en consecuencia acciones como Ecopetrol, Pacific Ruabiales y Canacol Energy podrían verse afectadas”.
 

[email protected]