“Empresas no son un acordeón que abren y cierran cuando quieren”: confeccionistas

Noticias destacadas de Economía

La Cámara Colombiana de la Confección manifestó su preocupación frente a los toques de queda anunciados en varias ciudades del país. Recordó que el sector de la manufactura lleva más de diez meses en terreno negativo.

Luego de que varias ciudades anunciaron toques de queda durante las primeras semanas del año, los confeccionistas nacionales que pertenecen a la Cámara Colombiana de la Confección y Afines (CCCYA) manifestaron su preocupación sobre los efectos que dichas medidas pueden tener sobre su industria.

Pese a que reconocen que dichas decisiones están justificadas en proteger la salud de los ciudadanos, afirman que “no son buenas noticias frente a las expectativas que se tenían para este año, máxime cuando vemos que el sector de las manufacturas lleva más de diez meses en terreno negativo”.

Lea también: Espejito, espejito: ¿cuál es la reforma laboral más bonita?

De acuerdo con Camilo Rodríguez, presidente de la CCCYA, el avance que habían obtenido con la reactivación económica en los últimos meses de 2020 “se puso en reversa” con los cierres sectorizados, que afectan a los comerciantes, a los empleos que generan y al bolsillo de los colombianos.

“Con un enero casi cerrado por los decretos de cierres parciales, sigue en vilo la reactivación económica y un gran temor de que vuelvan las nuevas cuarentenas, lo que sería catastrófico para el sector de las manufacturas y el comercio”, afirmó Rodríguez. Y añadió que el sistema productivo del país “no puede ser tratado como un acordeón, que abre y cierra cuando quiere”, pues se pone en juego la subsistencia de miles de familias.

El sector textil y de la confección se caracteriza por manejar una alta mano de obra femenina. Según la Cámara, por cada seis mujeres en la industria se emplea un hombre.

“El indicador de personal ocupado sigue siendo bastante preocupante, especialmente la pérdida de empleo femenino, con una contracción del 10,5 %, lo que quiere decir que por cada hombre que sale de ocupación, se pierden 1,7 empleos femeninos”, recordó la CCCYA.

Los confeccionistas hicieron un llamado al Gobierno Nacional y a los gobiernos locales para que estudien medidas que sean compensatorias en temas fiscales en el marco de los nuevos cierres. “Invitamos a los mandatarios a encontrar una justa proporcionalidad en la toma de decisiones entre la salud y la economía”, concluyeron.

Este jueves arranca el nuevo toque de queda nocturno en Antioquia hasta el 19 de enero, medida que también se impuso en Bogotá hasta el 17 de enero. Por su parte, la Alcaldía de Cali anunció que tendrá toque de queda y ley seca extendidos desde el viernes 15 hasta el lunes 18.

Comparte en redes: