Las nuevas cabezas de Ecopetrol

Aunque se habla de supuestas tensiones entre el presidente Juan Carlos Echeverri y quien deberá ser su mano derecha, Camilo Marulanda, las diferencias en sus perfiles los complementan.

Juan Carlos Echeverri, presidente de Ecopetrol. /Daniel Iannini

Utilidades netas que cayeron 42% con respecto a 2013, una disminución en exploración de US$1.343 millones a tan sólo US$497 millones, la caída del 44% del precio de la acción y una meta a mantener de 760 mil barriles diarios. Así recibe la empresa Juan Carlos Echeverri, el nuevo presidente de Ecopetrol, quien asumió ayer el cargo.

Con la decisión de la junta directiva de no continuar con los servicios de Javier Gutiérrez Pemberthy, iniciaron las especulaciones de quién podría ocupar el cargo y por supuesto las pugnas por tan importante puesto no se hicieron esperar.

En todo caso, aun con la decisión de contratar una firma cazatalentos para que en franca lid se seleccionara la persona más idónea para el cargo, la designación del exministro de Hacienda ya estaba definida.

Una fuente cercana a la compañía, que pidió no ser citada, le dijo a El Espectador que ante esta determinación la junta directiva, no muy contenta con la llegada de Echeverri, se anticipó y pidió que fuera Camilo Marulanda, una cara conocida en la empresa desde hace 12 años, conocedora de la actividad petrolera de Colombia y quien se desempeñara como presidente de la compañía de Transporte y Logística de Hidrocarburos (Cenit), quedara como vicepresidente.

Según la fuente, “esta fue una decisión poco usual, pues generalmente es el presidente quien elige a su mano derecha. A Juan Carlos le tocó aceptar ese nombramiento. No creo que vaya a crear traumatismo. Se complementarían. Al uno le toca gerenciar, ser el gran gestor, el gran estratega, y al otro le toca meterle la experticia y el conocimiento que no tiene el otro”.

De la sincronía de estos dos altos ejecutivos dependerá en gran medida el éxito de la petrolera estatal en medio de una crisis de los precios, que se desplomaron en más del 50% desde el segundo semestre de 2014. Además, los mercados piden a gritos una empresa dinámica que aumente la producción y el éxito en los procesos exploratorios más allá de buenas noticias gracias a las revisiones de sus reservas.

“(La dupla Echeverri-Marulanda) a mí no me genera dudas que cada uno tenga un papel diferente, sino por el contrario lo veo de forma positiva. El nuevo presidente en sus gestiones anteriores hizo un buen papel. Que cuente con alguien que tenga relación con la compañía y se encargue de temas técnicos, en donde el mercado ve fallas va a ser positivo, porque así le darán la oportunidad de llevar por otro rumbo a la compañía”, asegura Diego Franco, corredor de Asesoría e Inversiones S. A.

La Asociación Nacional de Empresarios (Andi), a través de su presidente Bruce MacMaster, también manifestó su apoyo a las nuevas cabezas de Ecopetrol.

“Es el mejor de los mundos para una compañía como Ecopetrol, contar con la experiencia regional, macroeconómica e internacional, y capacidades de análisis y directivas de Echeverri, al tiempo que con el conocimiento del sector y de la empresa de Marulanda. Debería ser una dupla ganadora y los mercados seguramente así lo reconocerán muy pronto a pesar de la difícil situación del sector”.

En el otro extremo están quienes consideran que, en vez de un binomio, más bien se trata de un presidente y una suerte de auditor encargado de tirar de la cuerda cuando su líder se desborde.

El miembro de la Red por la Justicia Tributaria, Jairo Bautista, dijo que “(el nombramiento de Marulanda) fue una decisión salomónica ante la situación de ingobernabilidad de Ecopetrol generada por el nombramiento de Echeverri. El presidente de la compañía no va a tener el control total, sino que va a tener un supervisor o un auditor detrás de él. A la larga la que puede salir perjudicada es la gestión de la empresa, porque se pueden atizar tensiones sobre temas técnicos y financieros”.

Y es que, como dice el presidente ejecutivo de la  Asociación Colombiana de Ingenieros de Petróleo (Acipet), Carlos Leal Niño, Echeverri y Marulanda han manejado la economía del país, pero desde diferentes posiciones. Mientras el primero ha estado a cargo de guiar la política económica y de desarrollo, el segundo ha tenido la no fácil función de garantizar que la empresa, que en buena medida financia al Gobierno, se mantenga a pesar de los agentes externos.

“Son dos perfiles que la empresa puede aprovechar en esta coyuntura de crisis, porque ambos han manejado la economía del país desde dos frentes diferentes. Su aporte (el de Echeverri) a Ecopetrol va a ser importante para hacerla mucho más eficiente, pero consideramos que va a requerir un apoyo técnico para garantizar que la exploración se siga dando y que los proyectos de la empresa se sigan dando. Es un acierto y una necesidad”.

Mientras en el interior de Ecopetrol se aprietan las tuercas de la nueva maquinaria que, en armonía, deberá conducir la nueva cúpula de la estatal, la gestión de Echeverri, quien aseguró “quiero liderar esta empresa con corazón y conocimiento” empezaba con un balance agridulce: fue atacado el oleoducto Caño Limón Coveñas, a la altura de Cubará (Boyacá), obligando a la suspensión del bombeo en la zona; el precio del petróleo tuvo un fuerte ascenso de más de US$2 y la acción, además de ser la más negociada, se valorizó 3,25% en la jornada de ayer.

 

[email protected]

Temas relacionados