Obama firmaría el TLC hoy mismo: McKinley

El embajador de EE.UU. en Colombia recordó que en el mundo entero se les ve a los Tratados de Libre Comercio como uno de los factores para impulsar el desarrollo y crecimiento económico.

El embajador de EE.UU. en Colombia, Peter Michael McKinley, aseguró en diálogo con la alianza informativa de El Espectador, Caracol Radio y Caracol TV que el Presidente de Estados Unidos Barack Obama podría firmar este mismo jueves el Tratado de Libre Comercio con Colombia, que el miércoles fue aprobado por el Congreso estadounidense.

“Entre los mails que he podido ver hoy vi que el Presidente ya tiene todo listo para firmarlo, sería hoy día, pero no he visto la hora”, explicó el embajador.

De igual forma, el funcionario estadounidense aseguró que no ve escollos para la implementación del TLC entre Colombia y Estados Unidos. Aclaró que desde antes ya se venía trabajando en actualizaciones de software, modernización de varias instituciones, entre ellas las aduanas

Recordó que todos los socios de Estados Unidos que actualmente tienen tratados de libre comercio están satisfechos y de hecho hizo énfasis en el incremento de empleo en EE.UU. que han traído dichos convenios.

McKinley se mostró confiado de que Colombia pueda cumplir los compromisos que adquirió en materia de derechos humanos y laborales para que pueda entrar en vigencia el tratado, lo cual además indicó, se podría dar el próximo año.

"Ha cambiado mucho la impresión que causa Colombia en Estados Unidos en los últimos cinco años", sostuvo.

Si bien recordó que en un principio las ayudas al país eran para combatir el flagelo del narcotráfico y la violencia, ahora se le ve a Colombia con un gran porvenir y un gran futuro, especialmente en términos de protección a los derechos humanos.

Admitió, sin embargo, que hay sectores en EE.UU. que ven con preocupación los desafíos que están pendientes con los DD.HH. y la protección laboral, pero indicó que ante el Congreso de los Estados Unidos presentó las perspectivas sobre lo que vio en Colombia y logró tranquilizar, de cierta forma a esos sectores inquietos,  y ayudó con eso a la aprobación del TLC.

McKinley admitió también que hay sectores de la producción colombiana que de seguro no se verán favorecidos, pero insistió en que EE.UU. no busca quitarle la manera de ganarse la vida a los pequeños productores, sino competirles de una forma transparente antes de que los aranceles bajen a cero pesos.

“Hay que recordar que Colombia es un país con población creciente, el año pasado importaron cerca de 90 mil toneladas de arroz desde los países vecinos, importaron pollo de otras naciones, varios productos agrícolas como el maíz de Argentina, país que nos quitó todo el mercado de ese grano prácticamente (…) Colombia importa esos comestibles y lo que Estados Unidos quiere es competir con estos proveedores internacionales”, explicó el embajador.

Puso de ejemplo los acuerdos ya firmados con Chile y Perú,  países en donde se han visto impactos positivos, más allá de las críticas negativas.

“Se sabe que los tratados no van a beneficiar a uno u otro sector, pero hay que tener en cuenta que con el TLC se crean millones de empleos y surgen industrias más competitivas; siempre hay sectores afectados negativamente, pero esa siempre ha sido la historia económica del mundo porque finalmente la idea siempre es generar mayores oportunidades”, concluyó.

De hecho recordó los cerca de 57 acuerdos de libre comercio que hay en Asia, los hechos en Europa e insistió en que los Tratados de Libre Comercio se han convertido en una de las vías para impulsar el desarrollo y crecimiento económico de los países.