Ofensiva contra el estancamiento

El presidente francés, François Hollande, dijo que habrá inversiones para su país y un plan para estimular el empleo.

François Hollande, presidente de Francia, dijo que la gente trabajará más para pensionarse. / AFP
François Hollande, presidente de Francia, dijo que la gente trabajará más para pensionarse. / AFP

François Hollande, el presidente de Francia, prometió una “ofensiva” para traer “más crecimiento y prosperidad” a Europa, al tiempo que arrojó una apuesta para resucitar su presidencia.

Mientras que lucha contra calificaciones de aprobación históricamente bajas y una economía en reversa, Hollande trazó propuestas para lograr un “gobierno económico” más cercano de la Eurozona, y un impulso para atacar el desempleo juvenil, así como un plan de inversión a 10 años para Francia.

Por primera vez dejó claro que la gente tendría que trabajar más tiempo para obtener sus pensiones y aprobó la venta parcial de activos industriales estatales.

Además reafirmó su confianza en Jean-Marc Ayrault, su “valiente y leal” primer ministro, pero fue claro en que evitó la oportunidad para apoyar a Pierre Moscovici, su ministro de Finanzas, cuya posición ha estado bajo presión, en parte de los otros ministros. Sin embargo, el presidente no contempló una reorganización inminente. “Es posible, pero no para hoy”, dijo.

Hollande está siendo presionado por parte de los socios europeos de Francia, en especial Alemania, para acelerar el ritmo de las reformas para darle energía a la segunda economía más grande de la Eurozona, que ha sufrido un duro declive en su competitividad durante los últimos años.

El presidente francés dijo que la prioridad de su “ofensiva” durante el segundo año era un plan de cuatro puntos para “sacar a Europa de su parálisis”, y concentrarse en atacar el desempleo juvenil y diseñar una estrategia de inversión. “El objetivo número uno es cambiar la dirección de Europa para tener más crecimiento y menos austeridad”, dijo.

“No puedo hacerlo solo”, dijo, y agregó que el Banco Central Europeo podría “añadir liquidez, como está aconteciendo en Japón, lo que ha permitido una caída en el yen y le dio una ayuda a las exportaciones”.

Hollande hizo un llamado a un “gobierno económico” para la Eurozona, liderado por un “presidente real, nombrado durante un largo período”, que se reuniría mensualmente para ofrecer soluciones, definir la tributación y la política social. La Eurozona debería tener su propio presupuesto con la posibilidad de tomar préstamos.

últimas noticias