Organización Mundial de Comercio tiene nuevo director

Se trata del brasileño Roberto Azevêdo.

El brasileño Roberto Azevêdo.
El brasileño Roberto Azevêdo.AFP

El nuevo director de la OMC, Roberto Azevedo, es un experimentado diplomático brasileño que se ha impuesto como prioridad sacar del estancamiento a la Ronda de Doha y revitalizar la organización a la que ha estado vinculado la mayor parte de su carrera.

Azevedo, de 55 años, ha sido representante de Brasil ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) desde 2008, de la que conoce sus entresijos y donde ganó una reputación de negociador y "constructor de consensos", señalan diplomáticos.

Uno de sus grandes retos consistirá en reactivar las negociaciones de la Ronda de Doha para la liberalización del comercio mundial, abiertas en 2001 y estancadas desde hace años por profundas diferencias entre los países del Norte y los del Sur.

"Tenemos que encontrar una solución para la Ronda, es prioritario. Mientras la Ronda no encuentre su camino, todas las otras funciones están paralizadas" en la OMC, afirmó Azevedo en una entrevista el pasado fin de semana.

"El riesgo que corre la OMC es que, si no se negocia, no actualiza las reglas, y entonces va creciendo un desfase entre las reglas y el mundo actual de los negocios. Ahí corremos el riesgo de que la organización vaya perdiendo relevancia y que las negociaciones emigren a otros foros", explicó.

Para Azevedo, existe un momento más propicio para reanudar esas negociaciones que en 2008, en plena crisis financiera, cuando se verificó el impasse de la organización. El brasileño llama a una "flexibilidad" de las partes para que las tratativas no queden nuevamente paralizadas.

"Tenemos que poner las negociaciones sobre la mesa con la cabeza abierta, con soluciones más creativas. Creo que estamos en condiciones de negociar con un poco más de flexibilidad, identificar lo que es posible", afirma.

Azevedo, nacido el 3 de octubre de 1957 en la turística ciudad de Salvador de Bahia (noreste de Brasil), estudió ingeniería en la Universidad de Brasilia y luego cursó la carrera en la academia diplomática.

En la OMC, lideró los contenciosos históricos ganados por Brasil contra los subsidios al algodón en Estados Unidos y contra los subsidios a la exportación de azúcar de la Unión Europea. De esa experiencia, asegura, aprendió la lección: lo importante es conseguir "un resultado satisfactorio -para las partes- cuando las diferencias son muy grandes".

Brasil asumió bajo la presidencia de Luiz Inacio Lula da Silva (2003-2010) un papel clave en la OMC, donde se convirtió en uno de los mayores negociadores junto a la Unión Europea, Japón, China, India, Estados Unidos y Australia.

Hoy más cuestionado por algunas políticas consideradas proteccionistas, la potencia sudamericana asumió en esos momentos una firme defensa de los países en desarrollo frente a Estados Unidos y Europa y lideró con India un grupo de países en desarrollo que reclamaba equidad en la apertura de los mercados.

Pero Brasil, bajo la batuta de su entonces canciller Celso Amorim, también fue reconocido como un articulador de consensos entre el Norte y el Sur. Y Azevedo asegura que será "imparcial" en la posición de director general de la OMC.

Integrante del servicio diplomático brasileño desde 1984, casado con una diplomática y padre de dos hijas, Azevedo ayudó a crear en 2001 la división de Contenciosos del ministerio de Exteriores de Brasil, y fue su primer jefe.

También desde ese año, y con cargos diversos, ha participado en casi todas las conferencias ministeriales desde el lanzamiento de la Ronda de Doha para la apertura del comercio mundial en 2001.

"Lo que me llamó la atención de Azevedo cuando lo conocí fue su visión estratégica: dirigía el Contencioso con la perspectiva amplia y clara de que sirviese para crear jurisprudencia y una OMC más eficaz. Me impresionó también la extrema confianza que sabe establecer con el sector privado y su conciencia de la necesidad de fortalecerlo", explicó Henrique Rzezinski, expresidente de la gigante fabricante de aviones brasileña Embraer, y de Brittish Gas.

Rzezinski conoció a Azevedo en 2001, cuando Brasil y Canadá se enfrentaron en la OMC por subsidios a sus aeronáuticas. "El caso sirvió para que se creara un acuerdo aeronáutico en la OCDE, con Europa y Estados Unidos", explica.

Azevedo pasó a dirigir el departamento económico del ministerio, y entre 2006 y 2008 fue el subsecretario general de Asuntos Económicos.