Oscuros nubarrones deprimen los mercados financieros mundiales

Aunque la caída de los precios del petróleo es una buena noticia para el consumidor, amenaza con acentuar el movimiento deflacionista.

Bloomberg News

Hundimiento de los precios del petróleo, nuevas señales de desaceleración en China, incertidumbre política en Grecia, una serie de malas noticias que por su acumulación, preocupa a los inversores haciendo caer las bolsas el martes.

"Una desgracia nunca llega sola. Nunca había sido tan cierto que hoy para los mercados", comentó Connor Campbell, analista de Spread EX.

"Una nueva oleada de malos datos, la volatilidad procedente de la muy volátil Grecia, y la continuación del hundimiento hacia el abismo del petróleo han supuesto un día lúgubre para el Dax, el Dow, el FTSE y sus homólogas", agregó Campbell al hablar de los principales índices bursátiles mundiales.

"La caída del mercado se explica por una conjunción de varios elementos, empezando por la caída de los índices chinos y de la situación en Grecia, demasiadas cosas en tan poco tiempo para los inversores", explicó a la AFP Alexandre Baradez, analista de IG France.

Las bolsas asiáticas abrieron el baile en la estela de Wall Street que terminó moroso el lunes por la noche. Tokio perdió 0,68% y Hong Kong 2,34%. Pero Shanghai se dejó 5,43%.

Después, fue el turno de las bolsas del Golfo, particularmente afectadas por la caída de los precios del petróleo.

Dubai cedió 3,5%, Abu Dabi 2,0%, la bolsa saudí 1,83% y la de Catar 2,3%.

Aunque la caída de los precios del petróleo es, a primera vista, una buena noticia para el consumidor, amenaza con acentuar el movimiento deflacionista que puede fagocitar el crecimiento mundial. Muestra también que los inversores no creen en la recuperación de la economía en los próximos meses.

Y Europa no se ha quedado atrás. París perdió 2,55%, Londres 2,14%, Fráncfort 2,21%, Madrid, 3,18% y Milán 2,81%, con movimientos importantes lo que significa que los inversores habrían preferido cobrar los beneficios tras varias sesiones de subidas. Al mismo tiempo, en Estados Unidos, el Dow Jones cedía 0,92%, el Nasdaq 0,60% y el S&P500 0,82%.

- 'La incertidumbre será grande' -

La evolución del barril de petróleo no es la única mala noticia, dice la sociedad financiera Mirabaud.

"El mercado chino ha sufrido un 'sell-off' (movimiento de venta masivo) esta mañana (...) Después, el Wall Street Journal ha encendido la mecha al asegurar que la Reserva Federal estadounidense cambiará su discurso la semana próxima sobre los tipos de interés", agrega Mirabaud.

A esto, según esta empresa, hay que añadir "una nueva decepción de la economía alemana" con mayor caída de las importaciones en casi dos años.

Y si todo esto no bastara, Grecia ha inyectado más incertidumbre en este panorama sombrío con la decisión del primer ministro de adelantar la elección del nuevo presidente del país a diciembre, sabiendo que no tendrá mayoría en el parlamento.

Ello podría provocar la convocatoria de nuevas elecciones anticipadas y la eventual llegada al poder del partido de izquierda radical que se opone a las reformas impuestas por los acreedores internacionales.

"La incertidumbre será imensa y los inversores exigirán probablemente una fuerte prima de riesgo para la deuda griega", dicen los analistas de Commerzbank.

La Bolsa de Atenas cayó este martes 12,78%.

Todo ello no hace más que reavivar el recuerdo de la crisis de la deuda en la zona euro, que estuvo a punto de llevarse por delante la Unión Monetaria y puso de rodillas a varios países, entre ellos España o Italia.

China está viviendo una semana muy importante con la publicación de varios datos --la inflación el miércoles, la producción el viernes-- y las autoridades chinas podrían revisar su objetivo de crecimiento.

Sobre la Fed, el WSJ asegura que podría abandonar su discurso --cada palabra es escrutada con lupa por los mercados-- su referencia ritual al mantenimiento de los tipos de interés bajos, entre el 0 y el 0,25% "por un periodo de tiempo considerable tras el final de su programa de compra de activos", en octubre.

En Alemania, el excedente comercial aumentó en octubre, en particular debido a una fuerte contracción de las importaciones que reflejan la debilidad del consumo en el país.

En esta atmósfera general de desconfianza ante los riesgos, los inversores lógicamente se volcaron hacia los títulos considerados más seguros, generando una baja de las tasas en los países concernidos.

 

últimas noticias