Otro cambio negativo de perspectivas crediticias para Colombia

Los resultados de las firmas son una advertencia para el país para realizar los ajustes económicos estructurales que mantengan el grado de inversión.

Archivo

Primero fue Fitch Ratings, ahora Moody’s Investors Service. Hace menos de una semana, la primera cambió las perspectivas crediticias de Colombia de estable a negativo, debido a que el déficit de cuenta corriente en el país para este año será de 5,3 %.

Por su parte, en la mañana de este miércoles Moody’s anunció el cambio de la perspectiva para el sistema bancario de Colombia de estable de negativa “para reflejar la expectativa de desaceleración de los volúmenes de negocio y el incremento en los riesgos de activos mientras los bajos precios del petróleo continúan afectando a la economía”. En esta calificación tuvo un gran peso el bajo precio del petróleo.

De acuerdo a la firma, la economía colombiana ha tenido una desaceleración en los años recientes y esta espera un crecimiento anual del PIB de tan solo 3.0 % hasta finales de 2017. “Además, la inflación se ha visto exacerbada por la importante depreciación del peso y continúa por arriba del rango objetivo del banco central. Esto ocasionará el debilitamiento de la capacidad de servicio de la deuda entre consumidores y algunos deudores corporativos, al mismo tiempo que ocasiona un crecimiento más lento de la demanda de crédito”, señala.

Ante la calificación de Fitch, Mauricio Cárdenas, ministro de Hacienda, expresó que “esto reitera una vez más la importancia de la reforma tributaria estructural para que las finanzas públicas colombianas puedan estar en una senda de sostenibilidad y cumplir con los estándares y las exigencias de la calificación BBB que el país tiene y desea mantener”.

Por su parte, el analista Camilo Silva aclara que se trata de un ajuste de calificación, que significa un campanazo para que se hagan los cambios necesarios a través de la reforma tributaria, ajustes fiscales, mejorar soluciones en la balanza comercial, entre otras.

“Si el año que viene llegamos a perder el grado de inversión, veríamos una salida inmediata de la inversión extranjera. Por supuesto que habría especuladores que se la jugarían ante una calificación de riesgos, pero el inversionista sólido y juicioso saldría por esa inseguridad”, concluye.

La de este miércoles es la tercera baja en la perspectiva. En febrero, Standard and Poor’s mantuvo la calificación para Colombia en BBB-.

Temas relacionados