Otro escándalo de OHL México

Grabaciones ilegales revelan presuntos sobornos a magistrados por parte de directores de la compañía.

Fotografía de un tramo del Viaducto Bicentenario, controlado por la empresa OHL México.EFE
Un nuevo episodio de corrupción salpica a la empresa de construcción OHL México, unidad de la española Obrascón Huarte Lain. Después de una serie de escándalos que venía afectando la imagen de la compañía, apareció en YouTube y en algunos medios mexicanos una nueva grabación de directivos de la constructora hablando sobre supuestos sobornos a jueces. 
 
Se trata de la grabación de tres llamadas telefónicas realizadas en enero pasado, en las que se escucha al directivo Pablo Wallentin, entonces jefe de gabinete de OHL México, hablando con un hombre identificado como Gerardo Fernández, director jurídico de OHL México, sobre un supuesto soborno a magistrados mexicanos. Más específicamente, Wallentin preguntaba cuánto había que dar a los magistrados para que apartasen la mirada de los sobrecostes en la construcción del Circuito Mexiquense Exterior. 
 
Antes de que se conocieran estas grabaciones, Pablo Wallentin ya había tenido que renunciar debido a otros escándalos. El 11 de mayo pasado presentó su dimisión tras la aparición de las primeras grabaciones ilegales en las que se hablaba de otro supuesto fraude en las tarifas de una autopista. Además, Wallentin invitaba al secretario de Comunicaciones del Estado de México, Apolinar Mena, a una estancia de cinco días en el complejo de Mayacoba que el grupo Villar Mir tiene en la Riviera Maya. Poco después, Mena anunció también su renuncia a su cargo.
 
El presidente de la compañía, Juan Miguel Villar Mir, dijo este miércoles que las grabaciones están manipuladas y hacen parte de una campaña de difamación. Sin embargo, aseguró estar "avergonzado por el comportamiento" de Pablo Wallentin, a quien responsabiliza por las afectaciones que ha sufrido la empresa. El presidente prevé inminentes, eso sí, "acciones legales por lo civil y lo penal", aunque falta todavía un objetivo claro contra el que denunciar, al no conocer quién filtró las escuchas: "En México no existe delito de difamación y calumnia, pero intervenir las llamadas es un delito y atentar contra el honor también". 
 
Los escándalos han afectado seriamente la reputación de la compañía. Segú algunos medios mexicanos, la empresa ha perdido 14 mil 307 millones de pesos de su valor en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV). El día en que salieron a la luz las últimas grabaciones, el precio cayó 6.3%. A pesar de esto, Villar ir dice que el colectivo o dejará de invertir en México. La empresa tiene presencia en el país desde 2002, con siete concesiones en diversos estados mexicanos.
 
El gobierno federal mexicano también ha reaccionado. Actuó el miércoles para desvincularse del creciente escándalo en torno a los contratos de obra pública otorgados a OHL México. La Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), que controla las carreteras federales, pidió a la Secretaría de la Función Pública realizar auditorías a los contratos vigentes que tiene con la división mexicana de la empresa española. 
 
El objetivo es que la institución que vigila el ejercicio público del Gobierno mexicano corrobore que los procedimientos licitatorios que dieron origen a las contrataciones se llevaron a cabo con apego a la legalidad y bajo principios de transparencia. La solicitud marca la primera ocasión en que el Gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, quien acaba de promulgar una reforma constitucional para crear el Sistema Nacional Anticorrupción, se mueve para desmarcarse del escándalo sobre los contratos con la firma. 
Temas relacionados