"Pagan mejor quienes tienen menos"

Bancamía fue catalogada como una de las mejores instituciones financieras de América Latina. Es ejemplo en penetración de mercado de préstamos otorgados a la microempresa.

María Mercedes Gómez, presidenta de Bancamía.  / Archivo particular
María Mercedes Gómez, presidenta de Bancamía. / Archivo particular

El Fondo Multilateral de Inversiones (Fomin), miembro del Banco Interamericano de Desarrollo, y el Microfinance Information Exchange Inc. (MIX) presentaron el ranquin anual de las principales instituciones de microfinanzas (IMF) de América Latina y el Caribe: Microfinanzas Américas: las 100 mejores, edición 2012. En esa lista, Bancamía apareció entre las 25 más destacadas, quedándose además con el noveno puesto en penetración de mercado y el quinto en cuanto al número de préstamos otorgados a la microempresa.

“No hay ningún otro banco colombiano en ese ranquin. Nos anteceden Compartamos Banco (México), CrediAmigo (Brasil), AgroAmigo (Brasil) y MiBanco (Perú)”, detalla María Mercedes Gómez, presidenta de Bancamía, quien acaba de recibir el documento y apunta que para un banco que tan sólo lleva cuatro años en el mercado —nació en 2008 con 190.000 clientes que ahora, a corte de agosto de 2012, son 540.000— también es un éxito tener el 26% del total de la torta de su segmento.

Y para sumar a la cosecha de éxitos, la Superintendencia Financiera, en su quinto informe anual sobre el grado de adopción de las medidas recomendadas por el Código de Mejores Prácticas Corporativas por parte de los emisores de valores durante 2011, posicionó a la entidad que Gómez lidera como uno de los cuatro bancos que el año pasado reportaron la implementación del mayor número de medidas que forman parte de esta iniciativa gubernamental.

La banquera asegura que, como sucede a nivel general en todo el sistema financiero, la cartera “se ha deteriorado un poco. Tenemos estándares muy buenos gracias a los clientes. Entre menos ingresos mayor es su pago. Pagan mejor quienes tienen menos. Sienten el compromiso de que creemos en ellos. Pero tenemos 3,8% de mora, cuando el año pasado teníamos 3,2%. Se ha deteriorado, básicamente debido al sobreendeudamiento”.

A lo que se refiere Gómez es a que se les está dando demasiados cupos de créditos a las personas que no tienen un flujo de caja adecuado para pagar lo que piden prestado. “La mejor calidad de cartera es la microfinanza. Dentro de Basilea se habla del control del riesgo, la responsabilidad a la hora de entregar los créditos, y el sobreendeudamiento va en contravía de eso. Hemos encontrado que a clientes a los que les damos $800.000 en un préstamo, en otros lugares les dan tarjeta de crédito con cupo de $2’000.000. No es que no les demos más porque no queramos; no lo hacemos porque su flujo de caja no les da”.

Narra un caso preocupante: “Un cliente que con nosotros tenía $6 millones de crédito empezó a fallar, entonces verificamos qué estaba pasando, y cuando miramos, en todo el sistema tenía $92 millones de endeudamiento. Y eso pasó en ocho meses. Eso le provocará una caída, una muerte financiera y hará que regrese a las manos del usurero” donde las tasas de interés superan el 20%. “Todo es un espejismo que dura mientras se gasta todo el cupo, y lo que hacen es incluirlos financieramente para finalmente excluirlos con esas deudas”.

En el país, a junio de este año, 1’717.000 personas tenían un microcrédito. Bancamía, con activos que superan más de un billón de pesos y con las mujeres como las que mejor pagan y cumplen con sus compromisos bancarios, tiene un balance al alza: un crecimiento del 146% en la cartera, un 184% en el número de clientes y un 114% en el número de créditos otorgados. En otras palabras, la cartera que hace cuatro años alcanzaba los $366.000 millones, ahora está por los $904.000 millones. Y los créditos otorgados a diciembre de 2008 eran 210.130, y a 2012 van casi 450.000.

“En estos cuatro años de labores que estamos cumpliendo hemos ampliado la cobertura: estamos en 817 municipios, en 27 departamentos, que representan el 73% de las poblaciones de Colombia atendidas a través de 170 oficinas. Cuando arrancamos teníamos sólo crédito; ahora ofrecemos seguros, remesas, apertura de CDT, ahorro. Y hemos llegado intensivamente al campo: ya el sector rural representa el 21% de los clientes y el urbano, el 79%”.

Cifras considerables si se tiene en cuenta que, en el censo de 2005, el 92,6% de las empresas eran micro y generaban el 50,3% del empleo del país. Hoy, siete años después, esa cifra “es superior al 60%”, con tendencia al alza por los movimientos emprendedores, apunta la banquera. Y los sectores que más soportan este segmento financiero son el comercial, los servicios, la manufactura y el agro, con préstamos que promedian los $2’900.000.

Temas relacionados

 

últimas noticias