“Pagar una cuota al banco es más barato que un arriendo”: Elsa Noguera

Por cuenta de los programas de subsidios y bajas tasas que impulsa el Gobierno, la oferta y la demanda están cambiando y la construcción dejó de concentrarse en los estratos altos. De las 105.000 unidades vendidas entre enero y septiembre, 60.000 corresponden a viviendas de interés social.

Elsa Noguera, ministra de Vivienda, explica que en la página www.micasaya.gov.co se puede consultar la información sobre los subsidios de vivienda que entrega el Gobierno. / Mauricio Alvarado

El sector de la construcción está en uno de sus mejores momentos y gran parte de este éxito se debe a los incentivos que entrega el Gobierno Nacional para la adquisición de vivienda nueva. Con el objetivo de que cada día más colombianos cumplan el sueño de tener casa propia, el Ministerio de Vivienda trabaja en el diseño de nuevas estrategias que les permitan a las familias de estratos medio y bajo alcanzar este objetivo y continuar dinamizando la economía a través del sector inmobiliario.

Elsa Noguera, jefa de esta cartera, asegura que este es el mejor momento para adquirir casa, gracias a los incentivos a los constructores y los subsidios estatales. Sin embargo, es consciente de que aún hay mucho camino por recorrer, principalmente en ciudades no capitales y entre las familias que viven de la informalidad. En entrevista con El Espectador, la ministra de Vivienda analiza el mercado.

¿Cómo está el sector?

Avanza a muy buen ritmo. Así lo señalan las cifras del DANE. Durante el primer semestre del año crecimos 9 %, correspondiente a construcción de edificaciones de vivienda, que es precisamente lo que impulsamos desde el Ministerio, cuando el promedio de crecimiento de la economía está en 2 %. Consideramos que, a pesar de la coyuntura, va muy bien.

La construcción de vivienda aumenta la oferta inmobiliaria, pero ¿qué más trae este crecimiento?

La construcción no sólo dinamiza la economía, salda brechas sociales y hace familias felices. También genera empleo y, según cifras, hasta septiembre había generado 1,4 millones de trabajos. Y si a esto se le suma los 1,7 millones que produce la actividad inmobiliaria, serían 3,1 millones de empleos.

¿Cómo están las cifras de oferta de vivienda en el país?

Nunca habíamos tenido tantos proyectos en diferentes partes del país. Son 2.660 proyectos con una oferta cercana a las 95.000 viviendas, lo que demuestra que la ejecución de proyectos de vivienda sigue siendo muy atractiva para los constructores.

La oferta está bien, pero ¿cómo están las ventas?

Según datos de Vitrina Inmobiliaria, las ventas de enero a septiembre llegaron a los $19 billones, experimentando un crecimiento del 15 % en el valor. Si miramos también los desembolsos de los créditos, vemos que los bancos están apoyando la compra de vivienda. Según el DANE, durante el primer semestre se desembolsaron 61.640 créditos hipotecarios entre el sector financiero, el Fondo Nacional del Ahorro y las cajas de compensación.

¿Los subsidios que ofrece el Gobierno sí ayudan a dinamizar la construcción de vivienda?

En el pasado, cuando no había subsidios de vivienda, uno veía que la construcción se concentraba en los estratos altos. Hoy la oferta y la demanda han cambiado. De las 105.000 unidades vendidas entre enero y septiembre, cerca de 60.000 corresponden a vivienda de interés social. Los subsidios están consolidando a la clase media, pero, sobre todo, les están dando la oportunidad a familias que siempre habían soñado con tener una casa propia y nunca lo hubiesen conseguido sin los beneficios que se están entregando.

Mi Casa Ya es el programa bandera de Minvivienda. ¿Cómo va?

Mi Casa Ya arrancó con paso firme. Tenemos más de 200 constructores interesados en 300 proyectos en todo el país, con una oferta de 63.000 unidades que se han generado en virtud a este subsidio. El programa va dirigido a familias que ganan de dos a cuatro y de cuatro a ocho salarios mínimos, constituyéndose en el primer proyecto del país orientado a la clase media. A través de Mi Casa Ya se están cumpliendo los sueños de los colombianos.

¿Por qué los subsidios siempre van dirigidos a vivienda nueva?

Esto busca un doble propósito. El primero es saldar brechas sociales y construir un país mucho más justo, donde los colombianos no tengan que seguir pagando arriendo, y el segundo, dinamizar la economía a través de la construcción de vivienda nueva.

¿Qué objetivos se han fijado a futuro?

Queremos continuar con la fase 2 de Viviendas Gratis. Recordemos que son 30.000 nuevas oportunidades que van a llegar a municipios de categoría 4, 5 y 6, con el propósito de lograr un equilibrio regional, que no concentre la inversión únicamente en ciudades capitales sino en los demás municipios. También queremos que más familias colombianas tengan acceso y por eso estamos diseñando nuevas estrategias para que, por ejemplo, los informales puedan bancarizarse y posteriormente acceder a los subsidios. El mensaje es muy claro: para todo aquel que desee o sueñe con tener una casa propia, este es el mejor momento para hacerlo. Nunca antes el Gobierno Nacional había tenido tantos subsidios para cuota inicial o una tasa de interés que permita que pagar una cuota al banco sea mucho más barato que un arriendo.