La papa busca nuevos mercados

Tras $1,8 billones en pérdidas para la economía colombiana por los paros de 2013, hay sectores como el papero que se están organizando para hacer frente a sus necesidades y a lo que, se considera, han sido insuficiencias del Estado.

José Manuel García Páez, gerente de Fedepapa. / Cristian Garavito

A las dificultades que para el sector papero ha supuesto la falta de un censo nacional agropecuario se han sumado obstáculos como el cierre de fronteras con Venezuela, un decreciente consumo interno del tubérculo, la amenaza de la sequía y, en general, un lento cumplimiento, dicen los paperos, de promesas por parte del Gobierno en aspectos como la reducción de costos de insumos.

Ante esto, el gremio se está preparando con medidas como la creación de un fondo parafiscal para el fomento de la papa. Según José Manuel García, gerente de Fedepapa, ese es “el principal logro para la federación”, pues con el recaudo colectivo del 1% sobre las transacciones entre productores y compradores se podrá avanzar en capacitación, investigación y procesos de agregación de valor para los 25.000 afiliados.

Del fondo se espera que arranque con el 10 al 12% del potencial de recaudo que, se calcula, podría ser de $10.000 millones si todos hicieran su aporte. Según García, la medida se tomó debido a lo que se puede denominar “insuficiencias de recursos del Estado”.

Del Gobierno, el sector espera que las buenas relaciones diplomáticas que se cultivaron con Venezuela durante el último cuatrienio sirvan para restablecer las exportaciones hacia ese país, suspendidas hace más de tres años. El mercado venezolano tiene un déficit del tubérculo de 100.000 toneladas anuales, que Colombia, con parte de su producción total de 2,7 millones de toneladas, podría suplir.

De cara a esa puerta cerrada, el sector estará discutiendo a finales de esta semana, durante el XVII Congreso Nacional de Productores de Papa, la posibilidad de abrir el comercio hacia las islas del Caribe con la exportación inicial de alrededor de 3.000 a 5.000 toneladas al año.

La búsqueda de nuevos mercados habla también del decreciente consumo de papa por parte de los colombianos, a quienes va dirigido el 98% de la producción nacional. El consumo per cápita se ha reducido de 75 a 63 kilogramos, sobre todo en la población joven, pues la creencia de que la papa engorda se ha difundido erróneamente, según Fedepapa.

Asimismo, de acuerdo con un estudio de hábitos de consumo que realizó el gremio, en los hogares hay cada vez menos tiempo para la preparación del tubérculo, por lo que es necesario generarle un valor agregado desde la producción.

Sin embargo, según estimaciones del sector, un obstáculo podría ser el incumplimiento en la reducción de costos de insumos entre 25 y 35% con la que se comprometió el Gobierno. Fedepapa, como gremio, ha logrado procurarse una disminución de entre cuatro y cinco puntos porcentuales eliminando intermediarios.

Respecto a la sequía, Fedepapa informó que, en conjunto con el Ideam, se está adelantando un monitoreo sobre las principales zonas productoras. De estas, por el momento, la única que presenta afectaciones por el tiempo seco es Antioquia. Las alertas estarán listas ante los cambios que puedan ocurrir en departamentos como Boyacá y Cundinamarca, hacia la segunda quincena de septiembre.

Según el gerente de Fedepapa, se espera también que el Gobierno “blinde la frontera para evitar el paso de papa (de contrabando) de Ecuador a Colombia”. La formalización de la propiedad de tierras es otro punto que genera expectativa en el segundo período de Juan Manuel Santos. “Defendemos la institucionalidad”, dijo García.

Para el presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC), Rafael Mejía, la política agraria que se está construyendo tiene que resolver los problemas, como los de infraestructura, que generan una brecha que afecta al sector rural y que han causado que tan sólo se aprovechen cinco de 21 millones de hectáreas aptas para la agricultura en el país.

Según Fedepapa, el sector papero sufre de una alta atomización, por lo que el censo nacional agropecuario sería también orientador para efectos, por ejemplo, crediticios. Luego de que el gremio le pasara al Banco Agrario una base de datos de 12.000 productores, se detectó que tan sólo 3.000 tienen relación con esa entidad. Para el XVII Congreso Nacional de Productores de Papa, que se llevará a cabo los próximos 14 y 15 de agosto, anunció García, se tienen créditos preaprobados para empezar a cubrir la brecha.

 

[email protected]

@alejandra_mdn