Paro camionero devastó la economía

Ministro de Hacienda señala que debe iniciarse el período para que bajen las tasas de interés y que la inflación terminará en diciembre sobre 5,5 %. Pronósticos reservados sobre cifras del PIB al tercer trimestre de 2016.

El paro camionero duró 43 días y trajo consigo millonarias pérdidas para la economía.  / Gabriel Aponte
El paro camionero duró 43 días y trajo consigo millonarias pérdidas para la economía. / Gabriel Aponte

En un seminario sobre las proyecciones de la economía, necesariamente se terminó hablando de costos de la paz, por encima de las dificultades que ésta afronta en el proyecto de reforma tributaria que el Gobierno llevó al Congreso, pero terminó calificando de nefasta las consecuencias del paro camionero sobre el crecimiento económico para 2016.

En un seminario sobre las proyecciones de la economía, necesariamente se terminó hablando de costos de la paz, por encima de las dificultades que ésta afronta en el proyecto de reforma tributaria que el Gobierno llevó al Congreso, pero terminó calificando de nefasta las consecuencias del paro camionero sobre el crecimiento económico para 2016.

Las estimaciones de expansión del PIB (producto interno bruto) para este año y el siguiente dejan un sabor amargo. Para 2016, el rango de crecimiento de la economía está entre 1,8 y 2 %, según la mayoría de panelistas y analistas presentes en el seminario de ANIF-Fedesarrollo.

El ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, se mostró preocupado por los efectos del paro camionero sobre los resultados de la economía al tercer trimestre. “Las cifras que está produciendo el DANE muestran que los costos económicos del paro camionero fueron enormes. Esto lo digo porque cuando se producen este tipo de situaciones, no se alcanza a dimensionar, ni siquiera por quienes están promoviendo estas protestas, el daño tan grande que se le causa a la economía. Los datos del tercer trimestre están sumamente afectados por lo que pasó en el mes de julio en todos los sectores”. Señaló, además, que con la información parcial que tiene por lo ocurrido en el pasado mes de julio, “no estoy nada optimista porque insisto: la cuenta de cobro que pasó el paro camionero resultó devastadora”.

En medio de estas noticias preocupantes sorprendió el ya saliente, desde enero del próximo año, gerente del Banco de la República, José Darío Uribe, indicando que la inflación para finales de este año estaría un poco por debajo del 6 %. Eso hace pensar que más pronto la inflación tomará la senda de entre 2 y 4 %. Esta buena noticia fue opacada por las proyecciones de la economía, todas están siendo corregidas a la baja. Pero el ministro de Hacienda indicó que espera una inflación para diciembre de 5,5 %.

La parte optimista del panorama oscuro de la economía, aparte del descenso de la inflación, es que puede iniciarse un período de baja de tasas de interés. “Todo este escenario macroeconómico apunta en la dirección de que es necesario iniciar la discusión sobre la disminución de la tasa de interés. La economía lo necesita y lo hacemos de una forma responsable y seria. Así como fuimos responsables y serios acompañando las decisiones de aumentar la tasa de interés, en el momento en que fue necesario y que ayudó a que la economía colombiana mantuviera una estabilidad, hoy es necesario poner sobre la mesa la discusión de la disminución de las tasas de interés”.

En proyecciones de crecimiento para 2016, el Gobierno espera un 2,5 %, cifra que seguramente será revisada a la baja cuando mañana el DANE revele el crecimiento del tercer trimestre. El FMI dice que será de 2,3 % y el Banco Central, 2,0 %.

Los costos de la paz

Un informe revelado por la ANIF indica que en los próximos cinco años, y de forma inevitable, “había que añadir al gasto operativo del Gobierno dos puntos del PIB por cuenta de la paz, de los cuales ya está metido en el presupuesto un punto. Esto quiere decir que en el marco fiscal de mediano plazo, en realidad tiene al descubierto un punto por cuenta de los requerimientos de paz, pero bienvenida la paz”, señaló Sergio Clavijo, presidente de la ANIF.

Clavijo aclaró que en materia de sostenibilidad y de crecimiento agrícola se requieren tres puntos de inversión adicional para adecuar las vías primarias y secundarias que en tamaño requieren $50 billones, inversión que es igual al de las 4G. “Eso, por supuesto, en el corto plazo no existe ninguna partida presupuestal que pueda absorber tres puntos adicionales”. El presidente de la ANIF destacó que en vista de las necesidades fiscales se requiere la aprobación de la reforma tributaria para mantener el grado de inversión, “para que a la vuelta de dos o tres años podamos pensar realmente en sembrar la paz a través de estas inversiones procampo y proindustria, generadoras de empleo”.

La sostenibilidad del conflicto vale tres puntos del PIB, incluyendo créditos rurales, vías terciarias y educación, “eso llevaría el total a cinco puntos”, concluye la ANIF.

 

últimas noticias