Pelea entre operadores de telefonía llegó al DNP

Una carta de ocho páginas enviada a Simón Gaviria por parte de Telefónica y Tigo busca frenar las intenciones de Claro, que pretende que se eliminen los cargos que pagan para acceder a las redes de sus competidores. La CRC tiene la última palabra en su junta directiva.

El mercado de la telefonía móvil en Colombia está protagonizando una de las peleas más intensas de los últimos años y sus protagonistas no podían ser otros que Claro, Telefónica, Tigo y en el fondo, tras bambalinas, los más pequeños, como Avantel y Virgin Mobile, quienes miran los toros desde la barrera. Como siempre, el tema es de posición de mercado y, en esta ocasión, de los millonarios recursos que tienen que pagarse entre sí las compañías por usar las redes de sus competidores: los cargos de acceso asimétrico. En otras palabras, lo que tiene que pagar Claro cuando usa la red de Telefónica o Tigo y viceversa.

Agarrados del cabello por años, el jueves pasado, como si estuvieran sentados en una mesa de póquer, Tigo y Telefónica sacaron un as y lanzaron la partida. Esa noche, desde las oficinas jurídicas de las dos compañías, salieron redactadas dos cartas en las que le explicaban a su remitente, Simón Gaviria, director del Departamento Nacional de Planeación (DNP), por qué es determinante que el Gobierno Nacional extienda la medida de cargos asimétricos en telefonía celular que tiene vigencia hasta el 31 de diciembre de 2014.

La argumentación de los dos textos, cada uno de ocho páginas, está basada en que si el Gobierno atiende la solicitud de la multinacional Claro, el operador dominante de Colombia que busca que no se extienda, vendrían impactos negativos para la competitividad del país, el desarrollo económico nacional y el avance en el Plan Nacional de Desarrollo para los próximos cuatro años.

Advierten que desde que entró en vigencia se han mejorado “las condiciones de competencia en el mercado móvil, lo cual se observa en la pérdida de cuota del operador dominante, la estabilización en las ganancias netas permitiendo evidenciar que los competidores han presentado ofertas contestables, la reducción del tráfico dominante, las redes han empezado a conectarse y finalmente las disminución de los precios”. En últimas, lo que dicen es que el negocio es más competitivo y se han bajado las tarifas que pagamos todos los colombianos usuarios de ese servicio.

Y es que “la asimetría en la interconexión móvil es la única herramienta que tiene hoy el regulador colombiano para contrarrestar el inmenso poder de dominancia que ejerce Claro en el mercado de comunicaciones nacional”, resaltan en las cartas enviadas. Concluyen con la petición directa de que él (Simón Gaviria), como miembro de la junta directiva de la CRC, que se reúne el próximo martes para tomar la decisión final, influya a la hora de la decisión, para que esta promueva la competencia justa, como ya ha sucedido en Perú, Ecuador y está pasando en México, casa matriz de Claro.

- El fondo de la situación

¿Por qué la carta va dirigida a Simón Gaviria? Resulta que el actual director del DNP, en su anterior cargo como presidente de la Cámara de Representantes y también director único del Partido Liberal, logró llevar a buen puerto el proyecto de ley de la portabilidad numérica y con la que, una vez hecho ley, los colombianos se convirtieron en propietarios de su número celular. Desde su aprobación y cumplimiento, cualquier usuario en el país puede cambiar de operador cuando lo desee y llevarse el número consigo. Una gran victoria para quienes se sentían encadenados a una marca que no les atendía como lo merecían.

Por eso, para Telefónica y Tigo, Gaviria resulta estratégico en la junta directiva del martes y en la decisión que tome la CRC. Aunque la Comisión no puede pronunciarse al respecto por recomendación de sus propios abogados, el director de la entidad, Pablo Márquez, le dijo a la revista Dinero que “hoy la industria está más balanceada y el índice de concentración se ha reducido. Pero falta por hacer, porque las medidas apenas llevan 18 meses de implementación”. En mercados como el europeo, medidas de ese tipo se han prolongado incluso hasta ocho años y se eliminan una vez se logra una mejor distribución de los jugadores en el mercado, reduciendo la dominancia.

El argumento de Claro es directo. “Los cargos asimétricos solo son subsidios o transferencias de dinero entre competidores, principalmente hacia empresas con participación del Estado, sin ningún beneficio para el usuario”. Y acto seguido dice que no pide otra cosa que lo que recomienda la OCDE: “eliminar inmediatamente los cargos asimétricos en Colombia”. Pero sus mismos competidores le respondieron, también, con análisis de la OCDE: “Dada la gran cantidad de esfuerzos reguladores dedicados a imponer tarifas de terminación asimétricas, no se recomienda que la CRC retire esta decisión inmediatamente, aunque sí debe garantizar que las tarifas de terminación móvil alcancen la simetría lo antes posible entre los tres operadores establecidos”.

Esteban Iriarte, presidente de Tigo, le dijo a El Espectador (Lea: Presidente de Tigo pide que se extienda la medida de cargos asimétricos) que Claro tiene un doble discurso con lo que por supuesto busca su propio beneficio. En Colombia, donde es dominante, pide que se elimine la medida, mientras que en Perú, donde es uno lo de los jugadores más pequeños, no. “Claro ha insistido en Perú en que esa es la medida correcta para corregir un mercado dominado”. Y recordó que, incluso, en México “les han puesto una medida de asimetría mucho más agresiva. En su propia casa. Quien llame a una red de Claro paga $0, mientras que si Claro llama a la red de Isacell, tiene que pagarle $30”.

El lío es tan de marca mayor que fuentes cercanas a El Espectador aseguraron que en el pasado viaje de Juan Manuel Santos a México, el 8 de diciembre, para la Cumbre Iberoamericana de Veracruz, en un encuentro privado con Carlos Slim, el empresario le pidió al mandatario de los colombianos que se eliminara de una vez por todas la medida. La presión es tanta que desde el alto gobierno se estaría estudiando la posibilidad de hacerle modificaciones y extenderla, pero dejándola activa.

Para completar, hasta una veintena de senadores redactaron una carta en la que le advierten al ministro de las TIC, Diego Molano Vega, y al director ejecutivo de la CRC, que “sería un error levantar la medida de los cargos asimétricos. Por el contrario le solicitamos prorrogarla por varios años más”. Y sueltan una cifra contundente: gracias a dicha medida, “las tarifas han disminuido en por lo menos $150 mil millones”. Ya todo está dicho. La CRC, el martes, tiene la palabra.

 

[email protected]