Peluquerías, tenderos y pequeños negocios, a tributar mejor

La piedra angular de la reforma tributaria estructural es reducir la evasión. “Se requiere una reforma que asegure una tributación de mejor calidad y que genere más recursos”, dijo el ministro de Hacienda.

Invitado por el Consejo Gremial Nacional, Mauricio Cárdenas dio las primeras puntadas de la reforma tributaria estructural. / Minhacienda
Invitado por el Consejo Gremial Nacional, Mauricio Cárdenas dio las primeras puntadas de la reforma tributaria estructural. / Minhacienda

Los resultados del plebiscito hicieron olvidar por un momento a los colombianos que se venía una carga tributaria, pero la próxima semana se conocerá en toda su magnitud de qué dimensiones es el proyecto fiscal. Las primeras puntadas que ha dado el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, indican que muchos más colombianos van a ingresar a la base tributaria; no se escaparán los tenderos, el dueño de la peluquería del barrio, los modestos restaurantes, ni los pequeños negocios de cualquier actividad.

“Esta reforma busca controlar la evasión de impuestos en Colombia como uno de sus principales objetivos”, dijo Cárdenas a un auditorio lleno de estudiantes y expertos tributaristas convocados por el Consejo Gremial Nacional y el Instituto Colombiano de Derecho Tributario (ICDT).

Para reducir la evasión y atacar la informalidad, Cárdenas afirmó que “queremos tenderles la mano a miles, cientos de miles de pequeños comerciantes, tenderos, peluquerías y pequeños negocios para que, con un impuesto muy moderado, un impuesto muy bajo, entren a la formalidad, y con un pago mensual quedan ya con sus obligaciones de renta y de IVA cubiertas”.

Con la creación del monotributo, el Gobierno busca traer a la formalidad a cientos de miles de tenderos y pequeños propietarios de negocios que están “por fuera del radar de la DIAN y para los que queremos diseñar un sistema atractivo para que ingresen a la formalidad, un monotributo, con el cual se cumplen las obligaciones de renta y de IVA”.

El ministro Cárdenas precisó que, por ejemplo, en la tarifa máxima (categoría C), un comerciante que gane entre $83 millones y $104 millones anuales, por el pago del monotributo tributará en un año $960 mil ($80 mil mensuales), de los cuales, $180 mil anuales ($15 mil mensuales) se destinarán a Beneficios Economicos Periodicos - Colpensiones, Beps, para la protección a su vejez.

Cárdenas insistió en que la formalidad en Colombia debe aumentar. Eso permitirá que el pequeño negociante que tiene cerrado el crédito bancario y debe recurrir al “gota a gota” tenga acceso a préstamos bancarios. El recaudo es marginal, dijo, es decir que pagarán aquellos que aún están en la informalidad. El funcionario ha reiterado que la piedra angular de la reforma tributaria estructural es reducir la evasión, “se requiere una reforma que asegure una tributación de mejor calidad y que genere más recursos”.

Durante la presentación, el ministro de Hacienda señaló que se requiere presentar un proyecto estructural que incentive a empresas pujantes que generen empleo estable y de calidad. Por ello la tributación empresarial “amerita ser revisada”. Hay muy pocos que pagan mucho y eso tiene que ver con la tarifa del impuesto de renta: el 80 % del recaudo lo paga el 1 % de las empresas, es decir, cerca de 3.000 sociedades. “Si no hacemos nada, la tarifa del impuesto de renta llegará a 43 % en 2018 para las empresas con más de $800 millones de utilidades, que son 7.478 empresas”, reveló el ministro.

Durante la presentación omitió referirse a la tarifa del IVA y a los nuevos productos que va a afectar, pero es cierto que pasará del actual 16 % al 19 %.

Cárdenas señaló que el impuesto a la riqueza se va a desmontar, pero es necesario mantener el 4 x 1.000 en las condiciones actuales, “y tenemos que mantener la reducción de los impuestos parafiscales”. El alivio a las nóminas pasó de 29,5 % al 16 %; este último porcentaje es el aporte a pensiones más el de cajas de compensación. La reducción de la carga parafiscal ha tenido un impacto positivo en la formalización del mercado laboral, aseguró.

Para los analistas, una reforma tributaria estructural tiene que haber considerado el CREE, impuesto sobre la renta para la equidad. Pero el ministro lo defendió: “En una reforma que unifique la tributación a las utilidades de las empresas en un solo impuesto, las destinaciones específicas que hoy tiene el CREE deben mantenerse”. El CREE tiene una destinación específica a la salud, al ICBF, al Sena y el punto extra para las universidades públicas y la primera infancia. “Ahora que migremos a un único impuesto sobre la renta es necesario mantener esa renta de destinación específica: al sistema de seguridad social en salud, 4,4 puntos; al ICBF, 2,2; al Sena, 1,4; a la educación, 0,6, y a la primera infancia, 0,4”. Se mantendrán esas rentas de destinación específica y las garantías de que estos recursos van a crecer, considera el Gobierno.

Más personas naturales pagarán

La reforma estructural debe buscar la simplicidad tributaria para todos, dijo el ministro para explicar la suerte de las personas naturales en el nuevo escenario fiscal. En este renglón, el impuesto de renta es apenas del 1,2 % por debajo del promedio de la región. La simplificación significa evitar la proliferación de tributos, “vamos a movernos a un único procedimiento de liquidación del impuesto de renta en las personas naturales”.

El senador Antonio Navarro Wolff, del Partido Verde, indicó que la evasión es más del 80 % en el sector de las peluquerías, restaurantes y tenderos, y “con una evasión de ese tamaño, evidentemente hay que hacer control. No sólo establecer la monotarifa, que es un mecanismo, pero si eso no se controla, tampoco sirve”.

El exdirector de la DIAN Horacio Ayala dijo que el proyecto sobre reforma tributaria que presentará el Gobierno, y del cual se conocieron las primeras puntadas el jueves, “va en línea con lo que recomendó la Comisión de Expertos”. Señaló que la creación del IMAN y el IMAS fue un gran error. “Allí cometieron un error grande al quitarles las deducciones a los profesionales independientes. Eso generó mucha confusión y por ello es importante tener un solo impuesto”.

Resaltó el anuncio de la creación del impuesto para los negocios pequeños, “tratar de llevarlos a la formalidad, pero de una manera gradual, porque hacer empresa para los pequeños es una labor sumamente complicada en Colombia”.

Entidades sin ánimo de lucro

El ministro de Hacienda indicó que en la reforma tributaria se meterá en cintura a las entidades sin ánimo de lucro. El Gobierno ha hecho un diagnóstico de los problemas de evasión en el país y de los posibles remedios o soluciones. Uno de los problemas es el traslado de ingresos a jurisdicciones donde la tributación es menor o no hay tributación, como es el caso de los paraísos fiscales, “o a figuras como las entidades sin ánimo de lucro, de menor tributación”, las prácticas más utilizadas. “La propuesta es adoptar una serie de normas en línea con las recomendaciones de la OCDE contra la evasión internacional y hacer una reforma de fondo a las entidades sin ánimo de lucro”, dijo Cárdenas.

El Gobierno presentó una lista taxativa de entidades que pueden acceder a la figura de sin ánimo de lucro: educación, salud, libertad religiosa y de cultos, cultura, ciencia, tecnología e innovación, desarrollo social, protección, asistente y promoción de poblaciones vulnerables, desarrollo y mejoramiento de cobertura de servicios públicos, promoción de la transparencia y las políticas públicas, recreación de familias de escasos recursos, medioambiente, prevención del uso de sustancias psicoactivas, deporte, promoción de los derechos humanos, promoción de la justicia y ejecución de recursos de cooperación internacional “Hay que vigilar directamente a las entidades porque hay muchas instituciones que no tienen vigilancia, porque la ejercen los departamentos y, en el caso de Bogotá, el Distrito”, dice Horacio Ayala.

Las entidades sin ánimo de lucro serán calificadas por la DIAN. Ya no se autodeclararán como en la actualidad y “para poder acceder a esos beneficios tendrán que contar primero con una aprobación por parte de la DIAN”. El proceso de acceso cambia y se requiere la autorización de la entidad estatal tributaria, “queda absolutamente prohibido para las entidades que tengan esos beneficios”.

En cuanto a las entidades que incumplan, bien sea porque repartieron excedentes o porque aparecieron gastos que no estaban relacionados con su actividad, o simplemente porque su función estaba por fuera de las taxativamente autorizadas, la DIAN tiene la facultad de retirarlas de ese régimen tributario especial. Este tipo de instituciones tienen que divulgar la información sobre gastos, pagos y composición de su equipo directivo.

Reacciones

Una vez conocidas las primeras cartas de la reforma tributaria estructural que será presentada la próxima semana al Congreso, se oyeron las primeras reacciones. El Ejecutivo esperó hasta el último momento para presionar a los congresistas. Se busca “no darle un debate serio y pupitrear, que me parece irresponsable”, dijo María del Rosario Guerra, senadora del opositor Centro Democrático, del expresidente Álvaro Uribe. “El Gobierno no está buscando la reforma tributaria estructural. Está buscando una reforma fiscalista que le dé los recursos que derrocharon en los primeros años de gobierno”. Anticipó que su partido no va a apoyar una propuesta que perjudique a las clases menos favorecidas.

Navarro Wolff consideró que, en cuanto al monotributo, se requiere hacer el control del impuesto al consumo en la calle. Es todo un paquete tributario para un sector que está por debajo del régimen común, es decir, que vende menos de $120 millones al año. “Ese sector hoy no está pagando nada, pero los que debieran pagar con más de $120 millones tampoco están pagando. El 80 % está evadiendo el IVA. Más que subir la tarifa, hay que cobrar el IVA”. Y sentenció: “Este Congreso bien aceitadito, ahí con mermelada, le aprueba todo al Gobierno, esa es la verdad”.

Ayala, entre tanto, advirtió que el Gobierno se descuidó en el tema de las normas de contabilidad. “A todo el mundo, hasta los más pequeños, le están exigiendo unos requisitos contables que no tienen ningún sentido y que son muy engorrosos y muy costosos para ellos”, dijo el exdirector de la DIAN, y señaló que ojalá pensaran en aliviarlo aprovechando la reforma. “Hasta ahora parece que en el Gobierno nadie sabe de eso y han dejado que eso marche a la deriva, el tema de las NIIF”.

Sobre mantener el impuesto a las transacciones financieras, el exdirector de la DIAN dijo que van a dejar que termine lo que estaba previsto en la norma, es decir, que se vayan marchitando en los años previstos.

Al finalizar la presentación, el ministro Cárdenas indicó que “el país necesita una DIAN moderna y fortalecida, que preste un mejor servicio al contribuyente y controle la alta evasión” que existe en el país.

 

últimas noticias

La hora de las startups