Perforación exploratoria petrolera cayó 82,6% en primer cuatrimestre

Señalando que las reservas petroleras alcanzan para seis años, la Asociación Colombiana de Petróleos sostuvo que "la actividad exploratoria no levanta cabeza" en el país.

Archivo El Espectador

La perforación para buscar nuevas reservas de petróleo en Colombia cayó 82,6% en el primer cuatrimestre de 2015 respecto al mismo periodo del año anterior, dijo este martes la Asociación Colombiana de Petróleos (ACP), el gremio de empresas privadas del sector.

"En los primeros meses del año pasado hasta abril, fueron 52 pozos perforados y (este año) a la fecha, llevamos perforados nueve", es decir, una caída de 82,6%, dijo a periodistas Francisco Lloreda, presidente de la ACP.

Además, la disminución en la exploración sísmica para encontrar nuevos yacimientos fue de 92% en ese mismo lapso, lo que significa que "esa actividad está prácticamente paralizada", subrayó Lloreda.

El representante gremial insistió en que, tras la caída en los precios internacionales del petróleo por debajo de los 50 dólares por barril el año pasado, "infortunadamente, la actividad exploratoria no levanta cabeza" en Colombia, insistió Lloreda, pese al repunte del crudo esta semana por encima de 60 dólares el barril.

Esto "no es suficiente para dinamizar la industria", añadió Lloreda, preocupado porque las reservas petroleras de Colombia "alcanzan para seis años".

Por eso, la ACP propuso al gobierno colombiano implementar beneficios tributarios para las empresas del sector ante esta coyuntura.

"Lo que hemos propuesto es que se establezca un mecanismo permanente que esté atado a los precios internacionales y que, en razón al comportamiento de los precios, se activen o desactiven deducciones de carácter fiscal", indicó.

Colombia es el cuarto productor de petróleo de América Latina, después de Venezuela, México y Brasil.

En 2014, la producción promedio diaria de crudo de Colombia cerró en 988.100 barriles, ligeramente por debajo de la meta del millón de barriles, en gran medida debido a ataques contra la infraestructura petrolera perpetrados por las guerrillas de izquierda, partícipes de un conflicto armado de más de 50 años en el país.