La persuasión del Gobierno a los camioneros

El ministerio de Transporte modificará la estructura del Sistema de Información de Costos Eficientes para el Transporte Automotor de Carga y se destinarán nuevos recursos para la chatarrización.

Las mayores concentraciones en Bogotá están al occidente de la ciudad.
Las mayores concentraciones en Bogotá están al occidente de la ciudad.

El tira y afloje entre los representantes de los camioneros y los del Gobierno está más tenso que nunca. Y la propuesta más reciente corrió por cuenta del ministerio de Transporte, quien por medio del viceministro de Infraestructura, Dimitri Zaninovich, soltó las nuevas cartas que buscan ganar, por lo menos, una mano, y conjurar de una vez por todas esta inmovilización que ya va sobre los 30 días. (Lea: Avanza el paro camionero y los precios de los alimentos se disparan)

¿De qué se trata? El Gobierno modificará la estructura del Sistema de Información de Costos Eficientes para el Transporte Automotor de Carga (SICE-TAC) con la cooperación del Observatorio Nacional de Transporte de Carga, en el cual deben participar todos los actores de la cadena para modernizar la política de carga del país, detalló el ministerio de Transporte en un comunicado de prensa. (Lea: Por qué protestan los camioneros) 

A eso se suma que, detalló Zaninovich, que se destinará 150 mil millones de pesos para continuar con la chatarrización en 2016 y unos 800 mil millones de pesos para los años venideros. “Es necesario continuar con el programa de chatarrización de manera eficiente y transparente para que el parque automotor de carga sea cada vez más moderno”, advirtió.

El mintransporte también explicó que ante la petición de la revisión de las tarifas de los peajes, se les propone “actualizar de forma inmediata esta variable dentro del SICE-TAC y revisar los costos en puntos como Carimagua, Manguito y San Onofre. Con esta estrategia se mitigarán los costos y los incrementos serán graduales para no golpear los costos de los transportadores”.

El freno de actividades entre los transportadores ya le está pegando con fuerza a la economía del país. Algunos gremios hablan de pérdidas que superan los 700.000 millones de pesos, comerciantes advierten de alzas en sus productos hasta de un 400% por cuenta del desabastecimiento y el costo de vida sigue creciendo como espuma. En Corabastos, la mayor central mayorista de alimentos de Colombia, productos de 15.000 pesos ya valen 25.000 pesos. Muchas bodegas están vacías y mientras tanto, en las carreteras del país, a los pocos camioneros que les ha tocado trabajar por cuenta de las deudas que no dan espera, los tienen amenazados sus colegas y son muchos los atacados en plena vía.