A pesqueros no los toca la revaluación

El precio del dólar se ha mantenido por encima de los $1.800 en los últimos días, aliviando de cierto modo a los exportadores del país.

El consumo anual per cápita de pescado en Latinoamérica es de 9 kilos.
El consumo anual per cápita de pescado en Latinoamérica es de 9 kilos.

El fenómeno de la revaluación ha obligado a que la industria pesquera concentre sus esfuerzos en que el consumo interno de atún enlatado en Colombia aumente significativamente y de esta manera sus utilidades no se vean afectadas por la menor rentabilidad en las exportaciones del producto.

En el país existen actualmente 20 marcas en el sector, incluyendo la maquila producida para almacenes de cadena, que se enfrentan a las importaciones de este segmento que en 2012 llegaron a estar en el orden de 29.500 toneladas, equivalentes a US$192 millones, frente a unas exportaciones de 22.000 toneladas de atún en 2011, equivalentes a US$100 millones.

Es importante destacar que las ventas internas del sector superaron las importaciones, cumpliendo el objetivo trazado para salir invicto del fenómeno de la revaluación.

De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés), el consumo per cápita de pescado en Latinoamérica es de 9 kilos al año, mientras que en Colombia tan sólo se consumen 6,5 kilos anuales de productos totales derivados del pescado.

Así lo explicó Alejandro Londoño, presidente de la Cámara Ejecutiva de Pesca de la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia (Andi), quien afirmó que hace apenas un año el sector empezó a recibir apoyos directos del Gobierno para su desarrollo. Esta industria cuenta hoy en día solamente con la tecnología y capacidad de realizar la pesca atunera y para este año obtuvo un presupuesto de $10.000 millones para desarrollo y tecnificación industrial.

“El motivo de las importaciones de un producto en el que somos tan ricos obedece a que Colombia cuenta con dos períodos de veda establecidos por el Instituto Colombiano Agropecuario (ICA), que van de agosto a noviembre y de noviembre a enero, momento en el que Colombia realiza estas importaciones que en un 30% provienen de Ecuador, seguido de Panamá”, explicó.

El directivo señaló que, al igual que para la mayoría del aparato productivo de Colombia, sus operaciones se verían normalizadas, y no estarían atadas al aumento del consumo interno del producto en el país, con un dólar de $1.950 y con una verdadera aplicación de los recortes en las tasas de interés del Emisor en los créditos, y en los apoyos adquiridos con las entidades financieras de Colombia.

Por el lado del dólar, la moneda completó siete semanas consecutivas por encima de la barrera de los $1.800, aliviando de cierto modo al sector exportador colombiano frente a los bajos precios de la tasa de cambio a principio de año.

últimas noticias