Petróleo cae fuerte: US$4,60 al cierre en Nueva York a US$ 48,45

En Nueva York los precios perdieron más de la mitad de lo ganado desde el viernes de la semana pasada.

Las reservas de crudo subieron más de lo previsto en EE.UU. la semana pasada.AFP

Los precios del petróleo frenaron bruscamente el miércoles su alza, con una caída de casi 5 dólares el barril en Nueva York, cuando los inversores volvieron a la realidad sobre la sobreoferta al publicarse las reservas de EE.UU.

La cotización del "light sweet crude" (WTI) para entrega en marzo cayó fuerte, 4,60 dólares en el New York Mercantile Exchange (Nymex), a 48,45 dólares, registrando su mayor baja desde el 28 de noviembre pasado.

En Londres el barril de Brent del mar del Norte para igual entrega terminó en 54,16 dólares en el Intercontinental Exchange (ICE), en baja de 3,75 dólares, la más importante desde fines de noviembre.

En Nueva York los precios perdieron más de la mitad de lo ganado desde el viernes de la semana pasada.

Varios factores hacían pensar en una reducción de producción de los países no OPEP. Pero los datos del Departamento de Energía pusieron fin a esas expectativas del mercado.

Las reservas de crudo subieron más de lo previsto en EE.UU. la semana pasada a un nivel sin precedentes en 85 años.

En la semana que terminó el 30 de enero la reservas de crudo aumentaron 6,3 millones de barriles frente a un alza de 3,9 millones esperada por los expertos, para totalizar 413,1 millones.

Se trata de un máximo desde 1982 cuando comenzaron las publicaciones semanales del DoE, y desde noviembre de 1930 en base a datos mensuales anteriores.

Las reservas de productos destilados aumentaron 1,8 millones de barriles a 134,5 millones, en tanto los analistas interrogados por la agencia Bloomberg prevén un descenso de 1,2 millones.

Igualmente, las reservas de gasolina subieron 2,3 millones de barriles a 240,7 millones, frente a una baja de 450.000 esperada por los expertos.

"No solo las reservas de petróleo aumentaron mucho sino también las de gasolina", destacó Carl Larry, de Frost & Sullivan.

"Eso quiere decir que las refinerías van a poder permitirse limitar su régimen (de producción de destilados) lo cual aumentará aún más la cantidad de petróleo (crudo) en el sistema", señaló.

"El salto de ayer fue bastante irracional", consideró Larry. "Con las cifras récord del DoE, los inversores volvieron a pensar, y se alejaron" de la posición compradora, concluyó.

Temas relacionados

 

últimas noticias

La hora de las startups