Petróleo sube 2,62 dólares a US$ 60,30 el barril al cierre en Nueva York

Los operadores ven en el cierre de pozos una señal de un anticipo de una caída de la producción de crudo en el país.

Los inversores tomaron como un dato positivo la fuerte caída de las reservas de crudo y gasolina en Estados Unidos.Bloomberg News
El precio del petróleo cerró el viernes con un alza de más de 4,5% en Nueva York, donde los operadores celebraron la fuerte e inesperada caída de la cantidad de pozos en actividad en Estados Unidos.

El precio del barril de "light sweet crude" (WTI) para entrega en julio subió 2,62 dólares a 60,30 dólares en el New York Mercantile Exchange (Nymex), terminando por encima de su precio de cierre la semana pasada.

En el Intercontinental Exchange (ICE) de Londres el barril de Brent del mar del Norte para entrega en julio registró un alza aún mayor, ya que ganó 2,98 dólares y cerró a 65,56 dólares.

"Los inversores temían que hubiera un aumento de la cantidad de pozos en actividad y de hecho hay 13 menos", lo que representa la reducción más clara en varias semanas, subrayó Bob Yawger, de Mizuho Securities.

La semana pasada la sociedad de servicios petroleros Baker Hughes había anunciado que había un solo pozo menos en actividad la semana anterior, y desde entonces los analistas especulaban con el fin de esta tendencia al cierre de pozos.

Los operadores ven en el cierre de pozos una señal de un anticipo de una caída de la producción de crudo en el país, un alivio en un contexto de sobreoferta.

Entre los otros factores que impulsaron los precios el viernes, Yawger citó el retroceso del dólar, que influye fuertemente en los mercados de materias primas, donde funciona como moneda de intercambio.

Además los inversores tomaron como un dato positivo la fuerte caída de las reservas de crudo y gasolina en Estados Unidos.

"La demanda de gasolina está en su nivel más alto desde agosto de 2007, a 9,73 millones de barriles diarios", indicaron los analistas de Commerzbank.

Finalmente, indicó Yawger, las refinerías trabajan al 93,6% de su capacidad, lo que significa que "van a seguir utilizando las reservas de crudo".