Petróleo va a seguir bajando en el corto plazo

El expresidente de Goldman Sachs Asset Management e investigador visitante de Bruegel, centro de expertos en temas económicos con sede en Bruselas, hace sus predicciones.

Jim O’Neill cree que sólo a final de 2015 los precios del crudo repuntarán gradualmente. /AFP

Avanzado el año 1979 empecé a realizar mi tesis doctoral. Se trataba de una investigación empírica sobre los excedentes y colocación de la producción de la OPEC. Era el final de una década en la que los precios habían tenido dos aumentos espectaculares, y gran parte de los genios de la época estaban seguros de que continuarían disparándose, de 40 dólares el barril —máximo histórico de aquel entonces— hasta superar los 100 dólares. Para cuando concluí mi investigación en 1982, el precio del petróleo había iniciado lo que se conoció como la caída, que ha durado veinte años. Fue hasta enero de 2008 cuando el precio del barril llegó a los 100 dólares.

Yo solía afirmar en broma que lo más importante de mi investigación no era de ninguna manera pronosticar el precio del petróleo. A medida que 2014 terminaba, el precio del petróleo volvía a cruzar la barrera de los 100 dólares, pero esta vez a la baja. Una de las preguntas más importantes para 2015 es si la disminución continuará. A pesar de mi cinismo previo, creo que sé la respuesta.

A lo largo de los últimos treinta y tres años he tenido el tiempo de estudiar los precios del petróleo y los tipos de cambio, e incluye supervisar un departamento de investigación compuesto por personas talentosas, para pronosticar el movimiento de dichos precios. Esta experiencia me ha dejado una buena dosis de escepticismo y algunas cicatrices. Sin embargo, sí creo que es posible hacer un pronóstico general sobre la dirección de los precios del petróleo.

Durante el transcurso de mi carrera he tratado de determinar si realmente existe un precio de equilibrio del petróleo. He invertido muchas horas en tratar de guiar, adular y también de implorar a mis analistas en temas energéticos, a fin de crear un modelo que pueda identificar dicho equilibrio, así como hemos identificado uno para las divisas, los rendimientos de bienes y las acciones. También he discutido la idea con expertos de la industria, que en gran parte piensan que sí hay un equilibrio, pero que se modifica constantemente debido a la gran influencia que ejerce en él el costo marginal de la producción del petróleo, que es en sí mismo una variable inestable.

Mi conclusión es que existe una buena referencia de este equilibrio variante: la previsión a cinco años del precio del petróleo, o el importe pagado por el servicio de suministro garantizado de petróleo dentro de cinco años.

En mi esfuerzo permanente para mejorar mis capacidades de predicción, hace unos años comencé a fijarme en el precio futuro del petróleo a cinco años en comparación con el precio spot del crudo Brent, el precio de un barril de petróleo hoy. Me parece que el precio a cinco años resulta mucho menos afectado por la especulación en el mercado del petróleo que el precio spot y que representa mejor las verdaderas necesidades comerciales. Así pues, cuando el precio a cinco años empieza a moverse en dirección distinta que el precio spot, presto atención.

En 2011, después de que los precios se recuperaron luego del colapso provocado por la crisis de crédito de 2008, el precio a cinco años empezó una disminución gradual, mientras que el precio spot continuó su alza durante un tiempo. Esto concordaba con dos factores que identifiqué como los motores fundamentales del precio del petróleo: los primeros días de explotación del petróleo y gas de esquisto en los Estados Unidos y el viraje del enfoque económico chino hacia la calidad en lugar de cantidad, que implicaba que la economía de China ya no consumiría energía al ritmo acelerado que lo hacía anteriormente.

Llegué a la conclusión de que había una alta probabilidad de que los precios del petróleo estuvieran llegando a su máximo y de que pronto los precios spot empezarían a revertirse y a disminuir. Pensé que probablemente era el comienzo de un regreso a los 80 dólares por barril, que es exactamente donde el precio quedó a finales de 2014. El precio spot incluso ha caído por debajo de ese nivel. Fue una de mis mejores previsiones.

Yo ya no me dedico a hacer predicciones, pero de algo estoy seguro: los precios del petróleo aumentarán o disminuirán, y creo que sé cuál será su tendencia. Hace poco leí un artículo que indicaba que si los precios del petróleo se mantenían a los niveles recientes, el próximo año la producción de petróleo y gas de esquisto de los Estados Unidos podría ser inferior en un 10% a las previsiones que se han hecho últimamente. Eso parece probable y, dada la importancia que han cobrado el petróleo y el gas de esquisto para la recuperación económica de los Estados Unidos, también parece ser algo que los encargados del diseño de políticas en ese país estarían ansiosos de evitar.

Es muy probable que se cumpla su deseo. Tal vez los precios del petróleo no comiencen a recuperarse en los próximos meses, pero luego de 2014 empiezan a aparecer fuerzas que a la larga detendrán su descenso.

La caída del precio spot del petróleo ha hecho que descienda muy por debajo de la previsión a cinco años, que sigue siendo de aproximadamente 80 dólares por barril. Mi corazonada es que en 2015 los precios del petróleo quizá sigan bajando a corto plazo. No obstante, a diferencia de los cuatro años anteriores, es probable que a finales de año sean más altos que a inicios de este. 

*Traducción de Kena Nequiz.

 

últimas noticias