Petróleo vuelve a registrar su precio más bajo desde 2003

La Agencia Internacional de la Energía (AIE) considera que el costo del barril de crudo puede bajar todavía más por el exceso de oferta, agravado por el crudo iraní.

 El barril de referencia de la OPEP cotizó este martes a 23,58 dólares, un 4,6 por ciento menos que la jornada anterior y el precio más bajo desde abril de 2003, informó este martes en Viena el grupo petróleo.

Con esta sexta depreciación consecutiva, el valor del "oro negro" de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) acumula ya una pérdida del 25 por ciento desde que comenzó el año. (Vea aquí por qué el petróleo iraní afecta el pecio del crudo y los efectos de este panorama en Colombia)

Con un mercado ya sobreabastecido desde hace meses, la prevista llegada de más crudo iraní, una vez levantadas las sanciones que limitaban su exportación, está empujando aún más los precios a la baja.

La cotización del crudo OPEP está ya cerca del margen mínimo de la llamada "banda de precios" que el grupo utilizó como referencia hasta el año 2003 y que fijaba una horquilla de entre 22 y 28 dólares para el valor del crudo.

La OPEP mantuvo ese sistema aplicando el sencillo mecanismo de aumentar las extracciones si la cotización superaba el límite máximo y reducirlas si se situaba por debajo del mínimo. La banda de precios perdió su sentido con la escalada alcista del precio del oro negro que comenzó el 2003 y tuvo su momento álgido en julio de 2008, con el máximo histórico de 140,73 dólares por barril de crudo OPEP.

Mientras tanto, la Agencia Internacional de la Energía (AIE) considera que el precio del petróleo puede bajar todavía más por el exceso de oferta, agravado por el crudo iraní suplementario y por una ralentización del aumento de la demanda de los principales consumidores.

En su informe mensual sobre el mercado del petróleo publicado hoy, la AIE calcula que la brecha entre la oferta y demanda será de 1,5 millones de barriles diarios en el primer semestre de 2016, en un escenario en el que Irán incremente su producción en 600.000 barriles diarios para junio.

Aun reconociendo las "considerables incertidumbres" sobre la capacidad de Irán de poner en el mercado de forma inmediata 500.000 barriles diarios más -como ha anunciado Teherán- y de encontrar clientes (en diciembre había sacado 2,91 millones de barriles), los autores del informe estiman que a finales del primer trimestre el mercado podría encontrarse con 300.000 barriles más.

Por eso se hacen eco de las advertencias de bancos de inversiones de que el precio del barril, que a mediados de enero había marcado mínimos en 12 años por debajo del listón de los 30 dólares, podría hundirse todavía más, hasta el punto de que alguno de ellos ha llegado a hablar de 10 dólares.